La Habana, Jueves 15 de Noviembre de 2018 05:54 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional     Bloqueo                              Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Los “caraduras” (+Fotos y Audio)

Compartir :
Tamaño letra:

yasel-toledo.jpg

Hay gente por ahí con los rostros como de concreto, duros, durísimos, según ese término contemporáneo de “caradura”, sinónimo de sinvergüenza, descarado, aprovechado…, aunque en verdad tienen la capacidad de ser sobre todo flexibles, sonreír en ocasiones y parecer muy sinceros.
   ¿Cuántas veces hemos escuchado: “¡Ese es un caradura!” “¡Tiene la cara durísima!...”, y otras frases similares? A veces, surgen entre bromas, pero también en momentos de mucha seriedad.
   Ya en 1977, se realizó una película en Estados Unidos dirigida por Hal Needham y con el mismo título de este trabajo, en la cual dos camioneros transportaban una carga ilegal de cerveza y eran acompañados por una joven que dejó plantado en el altar al hijo del comisario, quien se convierte en el principal perseguidor de ellos.
   Hace poco estaba en una larga cola (otro fenómeno que merece un comentario) dentro de una barbería para pelarme, y el vocablo volvió a brotar con enorme naturalidad. Alguien narraba historias personales, ante las cuales verdaderamente resultaba casi imposible evitar las carcajadas.
   El hombre, especie de personaje de la realidad, expresaba sus aventuras más recientes, que incluían hasta una multa de cantidad considerable, enseñó la prueba de esa sanción, y con orgullo agregó que jamás ha trabajado en verdad.

 LOS “CARADURAS”

    “Yo soy alérgico a eso”, decía con tono especial y retocaba la corbata inexistente. “Si cojo un machete, enseguida boto espuma por la boca”, añadió y las risotadas rebotaban en el lugar.
   “Sí, sí, lo juro, ya eso me ha pasado varias veces, es que soy asmático”, y se paraba de la silla, gesticulaba…, y los demás lo atendían como embelesados en una representación actoral, en la cual solo faltaban los aplausos.
   También habló sobre su adicción al juego de la bolita, y las veces que ha cogido el número, aunque eso de buscar la suerte todos los días suele tenerlo “arrancao”, con los bolsillos vacíos.
   Aquello parecía surrealista: el sonido leve de la tijera o la máquina de pelar, la voz del protagonista, la risa del público ocasional, el ruido de los carros al pasar cerca. Algunos de los presentes lo conocían, y le hacían preguntas sobre otros sucesos risibles.
   Él contaba como chiste que hace poco un conocido suyo, ayudante de cocina, fue capturado con 150 panes, extraídos de un centro hospitalario. Y a partir de ahí, hubo debate sobre sucesos de la cotidianidad.

0703-revendedores-Caricatura-Osval-ACN-.jpg
    Mucho se comenta y hace en el país para eliminar los hechos delictivos, la corrupción y esa pretendida “búsqueda” o “raspe” de quienes siempre intentan sacar provecho de cualquier situación.
   Fuertes medidas y sanciones se han aplicado, incluidas multas y años tras las rejas, pero el mal persiste. En ocasiones, la suma de “pequeños” elementos, influye en el estado de opinión desfavorable.

   ¿Cómo es posible que con frecuencia los productos perdidos de las tiendas pululen en manos de particulares que los venden a precios excesivos, en ocasiones frente a las mismas instalaciones donde debieran comercializarse estatalmente?
   ¿Por qué piezas de equipos brillan por sus ausencias en los talleres, donde alguien hasta explica las dificultades para su importación, pero otros las tienen fuera? En fin, la lista pudiera ser larga, pero cada quien tiene sus vivencias en este sentido.
   En la mayor parte de los casos, resulta muy evidente que los materiales y alimentos salieron de almacenes o fueron elaborados en industrias, y no por quienes obtienen grandes provechos con solo pasarlos de una mano a otra o recibir dinero “por la izquierda” para agilizar procesos y tener preferencias.
   Resolver esas problemáticas no es fácil. Se necesita mano fuerte en los castigos y un riguroso control interno en cada institución, pero especialmente conciencia de los trabajadores y participación y voluntad popular, para frenar y eliminar lo incorrecto.
   En Cuba, un país con la aspiración permanente de levantarse a lo eterno sobre las mejores esencias de lo humano, jamás deberían existir corrupción, aprovechados ni maldad. Lograrlo debe constituir una meta permanente de todos.

Comentarios   

 
+1 #1 Pepe el Gordo 08-07-2018 14:09
Todo lo aqui dicho se ajusta a la realidad del pais actualmente, y ello nos llena de verguenza, pues reirnos de un chiste como el que nunca se ha trabajado deberia de generar un rechazo contra esa persona en la forma de dejarlo solo donde este hasta que se retire del lugar con pleno conocimiento del sujeto en cuestion de que sus palabras son una ofensa social y no son aceptables.

Es al mismo tiempo salirle al paso a los corruptos, los delincuentes, los vandalos, los chanchulleros, los del intercambio de influencias y los senores burocratas que nos hacen la vida una miseria cada dia que necesitamos un servicio en el pais, el pueblo debe de tomar partido en contra de todas esas personasy actitudes y dejarle sentado que siempre seran denunciados y perseguidos por las afectaciones a la sociedad, al pais, al pueblo y a la economia.
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar