All for Joomla The Word of Web Design

Cuentas por cobrar y pagar, una madeja enredada

lubia.jpg

En los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución se plantea que en la actualización del modelo económico cubano primará la planificación, la cual tendrá en cuenta las tendencias del mercado y un buen sistema de control interno.
   Esa estrategia se puso en práctica hace tres años y, sin embargo, todavía no se logra toda la organización y eficiencia que exige el momento, pues hay disposiciones, leyes, decretos y resoluciones, entre otros, que no en todos los lugares y casos se llevan a ejecución como están establecidos.
   Esto ocurre unas veces por negligencias, incongruencias, pros y contras, y otras por coyunturas en medio de imperativos sociales que luego, involuntariamente, crean más problemas.
    En Ciego de Ávila hay ejemplos de empresas que cumplen e incumplen la disciplina financiera en materia de los cobros y pagos. Una muestra de buen desempeño en este tema es la entidad de Construcción y Montaje, la cual tiene el ciclo de cobros en 28 días, inferior a lo pactado después de la facturación; y el de pago lo realiza en 22 días como promedio, luego de efectuada la compra.
   Jesús Moral Prol, director de Contabilidad y Finanzas en esa empresa, subrayó que para estar en regla en el campo de las relaciones monetarias con sus clientes y proveedores en sus contratos, son muy responsables en sus operaciones y pactan descuentos anticipados.
   Jorge Noa Delgado, subdirector de presupuesto en la Dirección Provincial de Finanzas y Precio, precisó a la AIN que en el territorio hay más de 39 millones de pesos que están en las cuentas por cobrar y pagar vencidas, pertenecientes a las entidades de subordinación nacional y provincial.
   Ello provoca que se incumplan los Lineamientos 10 y 12, los cuales refieren, entre otras cuestiones, que las relaciones económicas establecidas deben caracterizarse por el orden y el acatamiento absoluto de la legalidad.
   Explicó que de esa cifra 26 millones 677 mil pesos están por recoger pasados de tiempo fuera del territorio y corresponden, casi en su totalidad, a la Delegación avileña de la Agricultura.
   Para que se tenga una idea de lo perjudicial que resulta la situación, con esa cantidad de dinero más un millón 42 mil pesos que aún está sin recaudar dentro de Ciego de Ávila, y también superado de término, se respaldaría el incremento salarial de tres meses del personal de la Salud, acotó.
   La empresa La Cuba, una de las mejores en el país y en el territorio, que no tiene deudas por saldar fuera de tiempo, sufre el gran enredo de esta madeja de impagos, pues no ha recibido de Acopio, su comercializador, 16 millones de pesos que ya debía haber cobrado, acotó Noa Delgado.
    Por su parte, Eumelio Donis García, subdelegado económico de la Agricultura, afirmó que el sector exhibe problemas organizativos y la mayoría de las 18 unidades subordinadas no logra eficiencia con lo que producen para poder pagar sus compromisos, lo cual las lleva a la descapitalización.
    El problema se agrava con la elevación de los precios de los insumos -entre ellos los fertilizantes en los cultivos varios-; por ejemplo, antes un solo saco valía hasta 40 pesos y ahora el precio mínimo es de 200 pesos, puntualizó Donis García.
    Otro factor que atenta económicamente es la reducción del valor de algunos alimentos como el plátano, pues el quintal ahora se vende a 40 pesos y antes era de 70 pesos, debido a la pobre demanda de la entidad acopiadora, argumentó el subdelegado.
   En la Agricultura, la empresa provincial de Acopio posee ocho millones 600 mil pesos en cuentas por cobrar vencidas, de ellos seis millones 600 mil pesos en proceso judicial y otros dos millones de pesos en litigio.
   Sobre este aspecto, Nelson Concepción de la Cruz, director de esa entidad comercializadora, alegó que ellos son los responsables de proveer alimentos a 10 empresas de su sistema y al Mercado Agropecuario La Habana. “De esa cantidad de clientes, que suman 11 provincias, la mayoría tiene deudas con el banco y con nosotros, pero no podemos dejar de suministrarles las producciones agrícolas, por que se deterioran sus cualidades nutritivas, pero también pierden el productor y el pueblo que no las consumen”.
   Mi criterio -dijo- es que el mecanismo cuenta con falta de liquidez monetaria, ya que Ciego de Ávila abastece a casi el país y depende de las gestiones de ventas de los demás territorios para poder recuperar su dinero y pagarles a los productores estatales, pues al sector cooperativo-campesino no se le debe nada.
   Precisamente en las gestiones que se realizan hay que trabajar mucho más, ya que esas diligencias incluyen a todos y no a una parte de los actores, pues quienes van a los mercados y placitas deben pagar por lo que se llevan, y los que cobran, entregar ese ingreso donde corresponde. Entonces, por qué se rompe la cadena, por qué comienzan las deudas?.
 Este enredo en la comercialización solamente se desenreda si los máximos responsables de velar porque se cumpla lo establecido actúan como debe ser y son conscientes de que para sostener y preservar el sistema social cubano, cada uno de sus habitantes debe interiorizar que la batalla económica constituye hoy la tarea principal para avizorar los tiempos anhelados de mejoras.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar