El verano, matices y excesos

marta-hernandez.jpg

El calor que en ocasiones sofoca, los chubascos y aguaceros vespertinos, son entre otros los temas de conversación más recurrentes en Cuba en estas jornadas como parte de las peculiaridades climáticas del verano.

Durante el día sombrillas y paraguas inundan las calles a manera de protección individual de los fuertes rayos del sol. También es común que las personas anden con pomos de agua para beber, una forma más de atenuar el efecto de las altas temperaturas.

La indumentaria cambia en este tiempo, las jóvenes acortan el largo de las faldas, y los shorts protagonizan la cotidianidad, los varones aligeran la vestimenta, se les ve con pantalones cortos y otras prendas propias del período estival.

Pero también aparecen los excesos y en cualquier lugar están presente quienes, con el torso descubierto, andan por las ciudades y pueblos cubanos, con lo cual dan un toque feo y desagradable.

Las noches isleñas se llenan de vecinos sentados en parques y plazas como escape a las altas temperaturas, es un espectáculo agradable en el cual las familias en franca camaradería intercambian pláticas triviales mientras disfrutan de la brisa nocturna.

En estas tertulias las indisciplinas sociales y manifestaciones de mala educación aparecen con frecuencia para dar al traste con las intenciones del encuentro espontáneo.

Casi siempre aparecen equipos de música que dejan escuchar, en decibeles insoportables, disímiles canciones, y aquellos deseosos de descansar de la rutina diaria ven truncada su intención.

Otras de las acciones frecuentes es ver como los niños corren y lanzan pelotas sin importar que en su curso rompa cristales del alumbrado público o de viviendas particulares, ante la mirada de padres que permiten esos hechos.

Lograr una etapa vacacional feliz no solamente depende de las instituciones que velan por el buen hacer de sus integrantes, las normas de conductas adecuadas, respeto al descanso ajeno, y cuidado de los bienes ciudadanos son acciones que deben distinguir a los cubanos para beneficio de la sociedad.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar