La Habana, Sábado 23 de Septiembre de 2017 05:49 pm

 ACN Hoy     Huracán irma     Elecciones                                                                  Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Hablemos correctamente: algunas frases mal utilizadas y escritas

Compartir :
Tamaño letra:

Elio Delgado Legón.jpg

La Habana, 22 ago (ACN) Con cierta frecuencia hemos visto escritas frases preposicionales en plural en las que se escribe en plural no solo el núcleo, sino también el complemento, lo cual es un error. Por ejemplo: Se entregó un diploma de reconocimiento y se entregaron diplomas de reconocimiento.
   Obsérvese que el núcleo, diploma, se escribe en singular o plural, según el caso, pero el complemento, de reconocimiento, no varía. Lo mismo sucede con molinos de viento y otras de la misma estructura.
   En las conversaciones que se escuchan en la calle es frecuente oír frases como esta: la circulación por esa calle no comenzará hasta que no se termine de asfaltar. O esta otra: las clases no comenzarán hasta que no termine la reparación de la escuela.
   En ambos casos la construcción es errónea, pues lo correcto es hasta que se termine de asfaltar y hasta que se termine la reparación de la escuela. Al parecer la confusión viene de otra forma de redactar la misma idea; o sea, la circulación no comenzará mientras no se termine de asfaltar, y las clases no comenzarán mientras no se termine la reparación. Con esta estructura si se puede utilizar el no.
   Recientemente hemos visto escritas las frases más principal y más óptimo y ambas son erróneas, pues principal es el primero o el más importante. Algo o alguien es principal o no lo es, pero no hay gradaciones de más o menos principal.
   Otro tanto sucede con óptimo, que significa sumamente bueno, que no puede ser mejor. Por lo tanto es incorrecto decir que algo es o puede ser más óptimo o menos óptimo. Es óptimo, o no lo es.
   En más de una oportunidad he encontrado escrito en informaciones en las que se expresa que erradicarán tales y tales deficiencias y en la relación aparece la frase inocuidad de los alimentos, como si la inocuidad formara parte de las deficiencias.
   Sin embargo, inocuidad es cualidad de inocuo, que significa que no hace daño. Por lo tanto, hay que velar por la inocuidad de los alimentos, pero no incluirla en una serie de deficiencias, como si fuera una más.
   Cuando se construye una represa, se le cierra el cauce a un río y la parte que queda seca, por donde en ocasiones se deja correr el agua para aliviar la presa, se denomina aguas abajo, pero ese adverbio no se puede cambiar por debajo como ocurre en otros casos, como cuando decimos que el perro está abajo de la mesa o debajo de la mesa, pero no es correcto decir aguas debajo en el caso de las presas. Siempre será aguas abajo.

Comentarios   

 
0 #2 pjmelian 17-09-2017 21:56
¿ Que me dice compañero de muchos locutores de nuestra radio y TV que pronuncian " buebbo ", " mattine", "nosotro", "ujtede", "loj mieccole". Hablando "lo ejpañó como lo congo".
Es hasta ridículo que haya desaparecido el analfabetismo literario pero persiste en lo vocal.
Citar | Reportar al moderador
 
 
+4 #1 manolito1912 01-09-2017 15:44
Se ha hecho común dentro de algunos comentaristas deportivos, al referirse a atletas que tienen posibilidades potenciales de ganar o vencer en una competencia de decir que tienen favoritismo. Sería conveniente explicarles el verdadero sentido de esta palabra que no es precisamente el que en ocasiones usan. Favoritismo, en tal caso, pudiera ser, el que un juez o árvitro, incumpliendo el juramento contraído favorezca intencionadamen te a un deportista en una competencia sin que se haya ganado el mérito para ello.
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar