Excesos veraniegos

maria-e-balan.jpg

Decir verano en Cuba es pensar de inmediato en un buen baño en playas, piscinas o ríos, ir al campo a departir con familiares, beber cerveza o ron con un grupo de amigos, darnos el gusto de comer un poco más, leer un libro, ver la televisión, escuchar música, bailar.

Dicho así de esta manera todo resulta atractivo y normal. Pero no siempre esas diversiones transcurren felizmente, porque caemos en excesos o descuidos y con ellos vienen los problemas.
La ingestión de bebidas alcohólicas en demasía conlleva a accidentes en las playas y en otros sitios de recreo, donde las personas pierden facultades y son proclives a ahogarse, desentenderse del cuidado de los menores o conducir un vehículo sin la debida atención en la vía.
Igual como simples peatones están expuestos a ser atropellados, al transgredir las regulaciones viales.
¿Y qué decir de las riñas y desavenencias surgidas en el seno de sus familias o de sus amigos? Porque al estar embriagados no entran en razones y las discusiones o peleas resultan frecuentes.
Un spot televisivo alertaba hace unos días cómo la persona va transformándose y de la risa que provocan sus chistes al estar pasadito de tragos, luego saltan a la violencia verbal, para después ser un potencial peligro en el desencadenamiento de un accidente evitable.
Ni poco, ni demasiado, todo es cuestión de medida. Tal advertencia viene como anillo al dedo para quienes se exceden en estos días estivales, bien sea en las bebidas alcohólicas, en la ingestión de alimentos, en la exposición a los rayos del sol, en el volumen de equipos de música que rompen la tranquilidad de las personas.
Porque en estos meses de calor igual resultan frecuentes las intoxicaciones por comer alimentos elaborados sin la higiene necesaria o sacados de la refrigeración durante largo tiempo, con la posibilidad de fermentarse, de ser pasto fácil para las bacterias.
Al adquirir algún producto, debemos fijarnos en su apariencia y también en el lugar donde están expuestos. No siempre lo que resulta atractivo a la vista es aquello que tiene mejor sabor y calidad.
Así evitaremos enfermedades diarreicas e intoxicaciones, y estaremos en condiciones de disfrutar del verano de manera saludable.
A los niños igual debemos prevenirlos. Un descuido puede traer muy malas consecuencias, por lo cual quienes estén bajo nuestra tutoría debemos tenerlos siempre a la vista y evitar cerca de ellos sustancias inflamables o corrosivas, fósforos, cuchillos, balcones peligrosos, escaleras por las cuales puedan caerse.
En fin, que este verano augura ofertas atractivas en sitios de esparcimiento, plazas con juegos y bailables, exposiciones de artes plásticas, conciertos, recorridos por centros históricos de las ciudades, excursiones y programas televisivos, entre otras muchas atracciones.
De cada uno de nosotros depende que transcurran estos días con alegría, diversión, sin contratiempos, ni lamentables hechos.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar