Carretilleros: Que la venta sea con orden

Una ciudad, un barrio y todos sus entornos serán siempre más atractivos en la medida en que sus moradores los cuiden y protejan del desorden y de las indisciplinas sociales, hechos muy repudiables en cualquier parte.
   Pero hablamos del caso particular de Holguín, donde apenas se autorizaron los carretilleros-vendedores, varias de sus céntricas calles fueron tomadas por estos artefactos y sus dueños como puntos de ofertas de productos agrícolas, muy cercanos incluso a los conocidos mercados agropecuarios estatales.
   La población por lo general acoge con beneplácito esa variante de expendio, pero otra no, sobre todo porque a partir de ahí viene el desorden de muchos carretilleros, como comúnmente se les conocen, al instalar sus ventas permanentemente en un mismo lugar.
   Esto se aprecia en varias arterias de la oriental urbe, incluidas algunas en los alrededores de su casco histórico, como Frexes, Pepe Torres, Luz y Caballero, Máximo Gómez y otras con la consiguiente violación de sus comerciantes de estacionarse en esos sitios de forma permanente.
   Si ahorita los dejen, convierten la cuadra en un agromercado, expresó Gladis Martínez, una vecina de Frexes, la cual siente que eso suceda en medio de los esfuerzos que están haciendo las instituciones política, gubernamentales y administrativas porque en toda la ciudad prevalezca el orden y la disciplina ciudadana.
   Esto de los vendedores autorizados por las calles es buena iniciativa, José Díaz, del reparto Pueblo Nuevo, pero no se le puede permitir que lo hagan desorganizadamente y se sitúen el día completo en un mismo punto, cuando el reglamento expresa que tienen que estar moviéndose de un área a otra.
   No se trata de un cao, ni de hechos que alarmen, pero sí de la necesidad de fortalecer las medidas que contribuyan a evitar el relajamiento en estos lugares, donde muchos se instalan a tiempo completo y al terminar sus ventas se marchan de esos puntos, dejando atrás imágenes de desorden y suciedad.

Comentarios   

-2 #1 julio juan leandro 28-05-2014 15:46
Muy bueno tu comenario, Carralero. Eso pasa en varias capitales de provincias. En Ciego de Ávila, también se sitúan en un lugar fijo y no se mueven en todo el día, pero lo más inquietante es que como los MAE están bien surtidos, generalmente, y los precios son relativamente bajos (arroz, 3,50 CUP la libra), ellos se abastecen en esos mercados y revenden la mercancía. El arroz lo "tiran" a cinco "cañas" y lo hacen,a demás, con las frutas, granos, viandas y hortalizas. Y los inspectores del Comercio se hacen los "ciegos" y los "sordos". Creo que me diste pie para hacer un comentarito. Te quiero, Carra.
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar