Mujer, tabaco e identidad

Casi imperceptible para quienes pasean por La Habana Vieja se encuentra el Museo del Tabaco donde una pequeña puerta, seguida de una empinada escalera, sitúan a visitantes en la sala de exposición.
Dos mujeres dan los buenos días y al preguntar por la Dirección, atentas me conducen. Libros relacionados con la museología, múltiples adornos, souvenirs,  y diplomas que resaltan los logros alcanzados en el mundo de la cultura, matizan la oficina  de Zoe Nocedo Primo,  quien hace 15 años dirige esta institución.
"Estudié la carrera de Pedagogía y me especialicé en Historia, trabajé durante 27 años como profesora de Ciencias Sociales en las escuelas militares Camilo Cienfuegos, pero siempre había seleccionado el mundo de la cultura", declara a la AIN.
"Empecé como técnico de museología y atendía la Sala Revolución (que ya no existe), los museos de la Armería, de los Bomberos y el Histórico, pero al trasladarse  mi antigua directora hacia otro lugar se me pide encabezar esta institución en 1999".
Fundado hace 21 años, en el Museo del Tabaco se superan especialistas de este sector, y entre los proyectos más significativos aparecen un diplomado, el Simposio Habana-Habano y un intercambio con lectores de tabaquería, quienes nunca habían tenido un curso de perfeccionamiento en el país, explica Zoe.
Nos relata sobre la trascendencia experimentada en su vida gracias a la institución que dirige, de cuán  maravilloso ha sido enamorarse del tabaco, descubrirlo, conocer las aristas que entraña su ámbito; y con pasión afirma que ese goce y satisfacción se obtiene solo a través de los estudios e investigaciones que propone el propio inmueble.
La mujer es mayoritaria en esta rama de la economía, de ahí que se brinden espacios para ellas. El Coloquio Flores del Habano, surgido en el 2000, fue el primer proyecto, pero en la actualidad hemos ampliado nuestros horizontes.
"Procuramos resaltar a las féminas porque ellas se encargan de darle los toques mágicos al producto, desde su cultivo hasta su comercialización, además de batallar para que la cultura del tabaco sea visible, pues de perderse esa tradición, o subestimar la importancia de la industria (y de su renglón), se estará obviando también gran parte de la Historia de Cuba, de las mujeres y de nuestra identidad". 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar