All for Joomla The Word of Web Design

Más valen pesetas, que nada en la alcancía

Ya viene la guagua. Mecánicamente lleva las manos a los bolsillos, revisa, nada. Luego abre su billetera y, como muchas veces, comprueba que no tiene monedas de a 20 centavos. De nuevo debe echar un peso en la alcancía.
   Va para el trabajo, así que está solo. Igual cuando sale con su esposa deposita una “morrocota” o el billete de a uno. Siempre pierde dinero, pero su sentido del deber y la ética le impiden, como hace a menudo su vecino Roberto, pasar de largo frente a la alcancía.
   Cerca de su casa existe un banco. Sin embargo, no le sobra tiempo para hacer la cola correspondiente.
   En la bodega, casi al cierre, en ocasiones consigue cambio gracias al sonriente Manuel, quien ya conoce su costumbre de llevar algunos billetes para convertirlos en pesetas.
   -¡Qué lucha la tuya con la guagua! -bromea.
   Pero su sonrisa se agranda cuando por las tardes, al salir del trabajo, llega a la parada y lo ve allí, al “pesetero”, o como quieran llamarle quienes se valen de sus servicios.
   Él cambia un peso por 80 centavos. Es verdad que pierdes 20 kilos -vocea-, pero si echas un peso en la guagua entonces gastas pasaje y medio.
   Lógica aplastante que le parece solución momentánea a su pérdida de dinero fraccionario, ya que al mes se le “fuga” bastante efectivo en cumplimiento del deber ciudadano de pagar el ómnibus.
   La utilidad del servicio no le permite cuestionarse si es una figura de las nuevas formas de empleo o no. Igualmente, aprecia poder ahorrar algo y contar con los 40 kilos para abonar.
   Además, es otra forma de estirar su salario, bastante bajo para afrontar los gastos de la casa, de sus hijos y los personales.
   Cierto es que el Estado ha implementado medidas centradas en facilitar la obtención del llamado menudo a la población.
   Salta la pregunta: ¿funcionan bien? La mayoría conoce la respuesta. (Por Dai Liem Lafá Armenteros, AIN)    

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar