Tokio 2020: La burbuja olímpica funcionó, lo otro está por ver

Escrito por César López Gil

Al parecer la burbuja olímpica frente a la Covid-19 funcionó y fue un éxito, pero no hay criterios similares en la respuesta a la pregunta de si los Juegos Olímpicos han sido un factor que ha impulsado el rebrote de casos de SARS-Cov-2 que sufre Japón en la actualidad.

Tokio, 8 ago(ACN) Al parecer la burbuja olímpica frente a la Covid-19 funcionó y fue un éxito, pero no hay criterios similares en la respuesta a la pregunta de si los Juegos Olímpicos han sido un factor que ha impulsado el rebrote de casos de SARS-Cov-2 que sufre Japón en la actualidad.

"Solo" 404 infectados por el virus se contabilizaron desde el primero de julio hasta este domingo entre aquellos que estuvieron en la capital nipona relacionados con la cita bajo los cinco aros, de ellos 29 atletas.

Si se tiene en cuenta que fueron más de 11 mil 300 los atletas participantes, más otra cifra superior sumando a entrenadores, personal técnico, dirigentes deportivos, periodistas y especialistas de los medios, asistentes médicos y contratistas de la infraestructura y organización, entonces tener esta cifra de enfermos es en realidad un indicador positivo.

Ningun caso fue grave, explicaron con una dosis de alivio los organizadores, quienes han ponderado una y otra vez la efectividad de los estrictos protocolos anti-Covid que se instrumentaron.

Lea: Tokio 2020: Julio César no creyó en favorito y se coronó

"Lo recogieron todo en un libraco de 33 páginas y lo han aplicando con tremenda eficacia asiática", escribió con sorna un enviado especial, pero al final ha sido una herramienta efectiva en pro de la discipina y la prevención, una guía para un modo de vida responsable ante una pandemia mundial y con respuestas urgentes ante cualquier posible caso.

A los participantes se les exigió que estuvieran vacunados, y mas del 90 por ciento de ellos llegaron con algún tipo de inmunógeno. El testeo diario se convirtió en una rutina para los asistentes, con sistemas de controles automatizados y un mecanismo de alerta ante cualquier sospechoso o enfermo.

Quizás un record olímpico pudiera considerarse la realización de más de 600 mil pruebas PCR en la etapa, con un 0,02% de resultados positivos.

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, se refirió a estos datos al validar “la eficacia” de la estrategia anti-covid aplicada y que convirtieron al interior de la burbuja olímpica en “una de las comunidades más testeadas, más vacunadas y sometidas a medidas preventivas más estrictas del mundo”, según declaró.

Pero tales resultados no juegan con la realidad de Japón, un archipiélago de 126 millones de habitantes, donde solo el 32 por ciento de la población está vacunada. El país vive un rebrote importante de la pandemia, aún cuando el estado de emergencia está vigente desde el ocho de julio.

Promedios diarios de 15 mil casos se registraro en la última semana, de ellos más de tres mil en la capital nipona, y son muchos los críticos que señalan el impacto de los Juegos, algo que rechazan los organizadores y otras autoridades gubernamentales.

El principal asesor del Gobierno japonés en la lucha contra el virus, el doctor Shigeru Omi, afirmó en varias ocasiones que la celebración de los Juegos ha afectado al “sentimiento colectivo” y causado una relajación de los nipones a la hora de respetar recomendaciones de las autoridades como quedarse en casa o evitar las reuniones familiares y de amigos.

Sin embargo, Bach descartó cualquier conexión entre ambos fenómenos, al considerar que "las afirmaciones sobre efectos indirectos son bastante insostenibles, no he visto ningún dato que las apoye”.

Al hacer un balance de los Juegos, el máximo jerarca del movimiento olímpico expresó que “no hemos tenido ninguna transmisión del virus entre el público y participantes, ni en la otra dirección. Todas las cifras que manejamos muestran que las medidas anti coronavirus han sido efectivas”, afirmó Bach, y citó que el primer ministro nipón, Yoshihide Suga, la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, la Organización Mundial de la Salud y “muchos otros expertos” respaldan su afirmación.

La realidad es que los atletas y demás participantes dejarán atrás a los hospitalarios anfitriones en peor situación de los que los encontraron. Una cuarta ola de rebrotes, con la muy infecciosa variante delta ya extendida, está rompiendo todos los records de contagios y serán necesarias nuevas medidas de naturaleza olímpica para controlarla.

Casi un millón de infectados y más de 15 mil muertes es el saldo de la pandemia en Japón desde que en diciembre del 2019 se registró el primer caso. Ante tal cifra, a los habitantes del país del Sol Naciente habrá que agradecerle siempre por haber accedido a albergar a una cita multideportiva tan concurrida y compleja, en medio de una crisis sanitaria mundial de la envergadura de la Covid-19 que ha provocado ya 202,2 millones de contagiados y 4,287 millones de fallecidos.

Visto: 556

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar

Medallero Portada