Boxeo olímpico cubano: exitoso deporte de combate de un pueblo guerrero

Escrito por César López

 

Boxeo olímpico cubano: exitoso deporte de combate de un pueblo

Tokio, 4 ago(ACN) La Armada boxística cubana sumó hoy otra medalla en Tokio 2020 y llegó a su presea número 76 en citas olímpicas, confirmándose como el más exitoso deporte de este pequeño pero guerrero país en cuanto a resultados bajo los cinco aros.

Lo logró Arlén López, de 28 años, quien hizo el esfuerzo necesario para vencer al escurridizo británico Benjamin Whittaker, y su título es otro aporte a esa estela de figuras, momentos e historias que hacen brillar a la Escuela Cubana de Boxeo.

Leer más: Destaca página oficial de Tokio el oro olímpico de boxeador Arlen López

Al momento en que el guantanamero materializó su condición de bicampeón en estas lides, en total Cuba alcanzó balance de 39 preseas de oro, 19 de plata y 18 de bronce, y todavía tiene en concurso dos figuras más en la capital nipona que pudieran engrosar el botín de medallas.

Ha sido una brillante historia iniciada en 1960 desde la modesta participación cubana en la lid olímpica de Roma, entonces una recién triunfante Revolución iniciaba su camino, y eran muchos los retos por delante. El desarrollo deportivo apenas era una intención entre las grandes aspiraciones y tensiones de aquel proceso.

En la capital italiana el peso ligero Esteban Aguilera, único miembro de aquella escuadra, cedió ante el mediocre irlandés O’Brian, y no es hasta octubre de 1968 en México que ya se pueden degustar las primeras medallas olímpicas por intermedio de los santiagueros Enrique Regüeiferos y Rolando Garbey, de las divisiones de 63,5 y 71 kilogramos respectivamente, quienes ganaron las preseas plateadas.

Cuatro años después caen los primeros títulos, en Munich, hito que abrió el hábil Orlandito Martínez, el zurdo de Juanelo, en los 54 kilos, seguido por Emilio Correa (67) y Teófilo Stevenson (más de 81), quienes consiguieron inscribir sus nombres en letras de oro olímpicas.

Leer más: Oro olímpico para Arlen López y ya suman cinco para Cuba en Tokio

De entonces acá se han mantenido los éxitos, Cuba se convirtió en potencia boxística y es la segunda nación en el número de medallas históricas en estas citas. Solo Estados Unidos, que ha participado en todas las lides de este deporte desde que debutó en 1904 en Juegos Olímpicos, sobrepasa a la nación antillana en el total de títulos y otras preseas.

Los resultados del boxeo cubano solo se explican si se entiende que a la tradición boxística en la mayor de las Antillas y la popularidad de este deporte se suman los avances que en el plano de la preparación y el entrenamiento fueron realizadas por decenas de entrenadores, con los grandes Alcides Sagarra y Sarvelio Fuentes desde los años 60.

Se cuenta que el primer cuadrilátero se instaló en Cuba sobre 1910, y luego surgieron decenas más, de donde salieron figuras como Kid Chocolate, Kid Gavilán, José “Mantequilla” Nápoles, entre los más grandes de la historia del boxeo profesional mundial.

Pero la verdadera eclosión fue con la llegada de la Revolución cuando miles de jóvenes, desde tempranas edades, se incorporaron a los gimnasios a practicar el arte de Fistonia, y pudieron adquirir preparación, habilidades y conocimientos para combatir con sus puños.

Leer más: Tokio 2020: Boxeador Roniel Iglesias demostró desde lo más alto del podio (+Fotos y Video)

Ha habido el apoyo gubernamental suficiente para cosechar medallas, no existe la riqueza de países desarrollados pero si una infraestructura y recursos mínimos para garantizar la existencia de un movimiento masivo de pugilistas que es cantera natural para el alto rendimiento.

De varias fuentes el pugilismo cubano bebió y surgió la poderosa Escuela Cubana de Boxeo, de la que Sagarra fue su máxima expresión, y que dejó un estilo identificado como una especie de danza o baile sobre el ring, de mucha movilidad, donde si bien ha habido grandes pegadores lo más común ha sido la precisión en el golpeo, la táctica para dar y que no te den y la inteligencia en el despliegue de los recursos de la esgrima pugilística, como el dominio de las tres distancias.

La fortaleza y la buena preparación física, y la bravura y entrega de los pugilistas ponen otros ingredientes de este llamado buque insignia del movimiento deportivo de su pueblo. En cada ocasión son más las victorias que las derrotas, por ejemplo en Tokio 2020 se acumula balance de 17-3, y cuatro años antes en Río fue de 23-siete.

Esta disciplina ha facilitado que Cuba sea el país latinoamericano más exitoso en la historia de los Juegos Olímpicos. Desde su primera aparición, en París 1900, hasta el evento de Río 2016 sus atletas obtuvieron 226 medallas, incluidas 78 de oro.

Con el acumulado de 5-3-4 de Tokio se alcanzaron 238 preseas, y los títulos son 83, que bien pudieran incrementarse por intermedio de Julio César La Cruz y Andy Cruz.

Visto: 498

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar

Medallero Portada