Triplista Povea quinta en noche mágica de Tokio 2020

Escrito por Eyleen Ríos López, enviada especial| Foto: Roberto Morejón, periódico Jit, Inder

 

Triplista Povea quinta en noche mágica de Tokio 2020

Tokio, 1 ago (ACN) Noche de locura se vivió hoy en el Estadio Olímpico de Tokio cuando Italia sorprendió ganando el salto de altura y los 100 metros entre hombres, y la venezolana Yulimar Rojas cumplió su promesa de regalarse un récord mundial en una competencia de triple salto que desató muchas emociones.

Otro resultado a tener en cuenta es la actuación de la cubana Liadagmis Povea, quien celebró un buen quinto puesto.

Yulimar coronó de una vez las dos únicas "cumbres" que le faltaban a su carrera, y con su brinco de 15,67 metros en la nueva campeona olímpica y la mujer que más lejos ha llegado en esa especialidad.

Leer más: Quinto lugar para triplista cubana Liadagmis Povea en Tokio (+Fotos)|

Dos saltos de 15.41 y 15.25 hubiesen sido suficientes para ganar, pero ella quería más. Sabía que podía y no desistió, salió inmensa en su último intento y a todos les recordó aquel "vuelo" con que su entrenador, el cubano Iván Pedroso, se coronó en la longitud de Sídney 2000.

Disfrutó su competencia la venezolana, habló con ella misma antes de cada intento, hasta “se regañó” cuando no le salía la distancia que quería… bailó y le sonrío a las cámaras, hizo su propio espectáculo y sobre todo, disfrutó su competencia.

La mujer que más veces ha saltado por sobre los 15 metros (20 veces) pulverizó el récord olímpico de la camerunesa Francoise Mbango (15.39, en Beijing 2008) y el mundial de la ucraniana Inessa Kravets de 15.50 desde 1995.

¿Cuál es su límite? Solo ella lo sabrá, porque no caben dudas de que Yulimar es ahora mismo la única capaz de convertirse en su propia oponente.

Un elevado nivel tuvo la competencia, pues aunque todas las participantes sabían que la sudamericana era la favorita, plantaron su bandera para dar la batalla. La portuguesa Patricia Mamona rompió dos veces la plusmarca de su país y se quedó con la medalla de plata con 15.01 metros.

La española Ana Peleteiro, también entrenada por Iván, no quiso ser menos y aseguró un bronce con de 14.87 metros, es récord para la nación ibérica.

Povea saltó dispuesta, con garra, y marcó 14,70 metros. Con ese registro en cualquier otro momento hubiera podido ser medallista, pero fue insuficiente aquí y ahora.

“Podía dar más, sé que tengo para ello y por eso tengo que estar inconforme… aunque un quinto lugar olímpico es un mérito y también estoy feliz por eso”, conversó con la prensa la alumna de otro grande del triple, Yoelbi Quesada.

Comenzó con par de registros de 14.70 metros, luego siguió con 14.52, 14.31, 14.38 y 14.50; una secuencia notable que confirma su estabilidad y el nivel alcanzado, y puede despedirse de la capital nipona con la cabeza en alto y el respeto de todos.

La veterana colombiana Caterine Ibargüen se llevó la parte triste de esta historia, al no pasar de 14.25 metros y ver rodar su corona de Río de Janeiro 2016. Bajó ahora al puesto 10, en clara señal de que quizás se acerca el momento de poner fin a su muy exitosa carrera.

En el salto de altura el catarí Mutaz Essa Barshin logró el título que le faltaba, luego de dos subidas a los podios olímpicos –bronce en Londres 2012 y plata en Río de Janeiro 2016–, pero tuvo compañía. Por primera vez en una premiación olímpica de esa disciplina fueron dos los campeones, honor que también mereció el italiano Gianmarco Tamberi.

Los dos llegaron impecables hasta los 2.37 metros y una vez en 2.39 sucedieron los tres fallos que no dejaron alternativa a una fórmula de desempate. Igual de inédito fue que los nuevos monarcas de la especialidad hayan nacido en Qatar e Italia.

Pero en la península de la Bota quedaba más para celebrar una noche mágica, que llegó al climax cuando Lamont Marcell Jacobs sorprendió con la mejor carrera de 100 metros en su vida para marcar 9.80 segundos y conquistar el trono dejado vacante por el rey Usain Bolt.

El estadounidense Fred Kerley (9.84) y el canadiense Andre De Grase (9.89) le siguieron en la meta de un inusual hectómetro.

Y un dato más: Italia no había tenido antes ni siquiera un finalista en los 100 metros de unos Juegos Olímpicos.

Visto: 363

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar

Medallero Portada