La vida da, la vida quita: atleta nigeriana abre la cuenta de los atletas expulsados de Tokio por dopaje

Escrito por César López Gil

 

La vida da, la vida quita: atleta nigeriana abre la cuenta de los atletas expulsados de Tokio por dopaje

Tokio, 31 jul(ACN) Para la nigeriana Blessing Okagbare su ascenso al medallero olímpico se le ofreció cuando fue la sustituta de una atleta capturada en una acción de dopaje, 13 años después de aquella situación ella es la que está en el ojo del huracán al ser acusada de usar sustancias ilícitas en Tokio 2020.

A la velocista y saltadora africana la reportan entre los primeros deportistas que en estos Juegos Olímpicos se le expulsa por "doping", al dar positiva a la hormona del crecimiento humano, según el dictamen de la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU), y de inmediato ha quedado suspendida a la espera de que se resuelva definitivamente el caso según las normativas de World Athletics, la entidad que maneja los destinos de este deporte en el orbe.

La atleta de 31 años, que tiene una medalla de plata en la modalidad de salto largo en los Juegos de Beijing 2008, debía participar hoy en las semifinales de 100 metros, para las que se clasificó con un tiempo de 11.05 segundos.

El pasado 19 de julio fue sometida a este control de dopaje y el laboratorio que analizó la muestra notificó el resultado adverso a la AIU en la medianoche de este viernes.

Es la continuidad de los reportes vinculados a la labor de esta Unidad, organismo de control antidopaje de World Athletics, que en esta semana reportó que 20 atletas de pista y campo habían sido excluidos de los Juegos de Tokio por no cumplir con las estrictas reglas de las pruebas de control.

Sin mencionar nombres, refirió que 10 de estos eran de Nigeria, y también había de Bielorrusia, Bahréin, Etiopía, Kenia, Marruecos y Ucrania. Estos provenían del listado de 222 atletas que los países habían inscrito en Tokio 2020.

La AIU exige que todos los atletas de un país de categoría A (o sea de "alto riesgo" por los laxos estándares de sus programas antidopaje), participen en un mínimo de tres controles fuera de competición sin previo aviso, y estos deben tener lugar con un intervalo de no menos de tres semanas en los 10 meses previos a un evento importante como los Juegos Olímpicos.

En un contexto mundial en que se señala que el uso de sustancias ilícitas en el deporte está en auge y cada vez con formas y drogas más sofisticadas en busca de que los atletas mejoren su rendimiento, la Agencia Internacional de Control (AIT), supervisada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), está "dirigiendo en Tokio 2020 el programa antidopaje más amplio jamás implementado en una edición de los Juegos Olímpicos".

Quien dé positivo a cualquiera forma y sustancia dopante puede ser suspendido de su disciplina por varios años, y hasta expulsado sin es reincidente, además de perder las medallas y reconocimientos que haya ganado en ese periodo.

Leer más:   Esfuerzo antidopaje centra atención de la 138 Sesión del COI

 

Para Blessing Okagbare, también medallista en los Juegos de la Mancomunidad Británica, en lides de África, Ligas del Diamante y otras competiciones internacionales, muchas culpas recaen en la Federación de atletismo de su país.

En sus redes sociales al darse a conocer la separación de los 10 nigerianos ella manifestó: "El sistema deportivo de Nigeria es totalmente defectuoso y nosotros, los atletas, somos siempre las víctimas colaterales".

Curiosamente la medalla obtenida en la capital china le fue posible porque otra de las participantes fue suspendida por dopaje.

Tuvo una participación discreta en el salto de longitud y no pudo pasar de la primera ronda calificatoria; sin embargo, llegó a la final al tomar la plaza de la ucraniana Lyudmyla Blonska, plata en el heptalón en la cita y clasificada para esa prueba de salto, a quien descalificaron por uso de esteroides y luego expulsada de por vida.

Okagbare con 6,94 metros se llevó la presea plateada, solo antecedida por la brasileña Maurren Maggi, que llegó a 7,01.

Entonces, la nigeriana de 19 años consideró el resultado de "grandioso milagro", según sus palabras, y en consonancia con su nombre (blessing en idioma inglés significa "bendición")

Hoy, 13 años después, esperará por otro milagro que le facilite mantenerse en las lides atléticas, ya en el cierre de su vida deportiva.

Visto: 249

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar

Medallero Portada