Crece rechazo a inclusión de Cuba en lista de países patrocinadores del terrorismo

 1201-tERRORIS.jpg

La Habana, 12 ene (ACN) El reciente anuncio de la inclusión de Cuba en la espuria lista de países patrocinadores del terrorismo ha provocado el rechazo de la comunidad internacional, que considera que se trata de una maniobra de la desprestigiada administración Trump para cerrar el cerco genocida contra el pueblo cubano.

Jorge Arreaza, canciller venezolano, escribió en Twitter que la decisión refleja la manipulación y el uso político e ideologizado que Washington hace de un tema tan sensible como lo es la lucha contra el terrorismo, con el fin de promover su agenda de desestabilización y de continua agresión contra el pueblo y gobierno de Cuba.

Es evidente, así mismo, la intención de dejar minado el camino para dificultar una reaproximación entre el gobierno entrante de la Casa Blanca y el gobierno revolucionario de Cuba, asegura el comunicado difundido por Arreaza.

Diversas voces se unieron en un llamado para que el nuevo gobierno estadounidense, que desde el 20 de enero encabezará Joe Biden, deseche de una vez por todas las prácticas unilaterales que contrarían e irrespetan el Derecho Internacional, en particular, el derecho de los pueblos a su libre autodeterminación.

Evo Morales Ayma, expresidente boliviano, resaltó en Twitter que Estados Unidos (EE.UU.) no tiene la moral ni la autoridad para poner en listas a Cuba, pues este es el país más solidario del mundo.

En medio de una pandemia Cuba sigue enviando médicos que salvan vidas, mientras tanto, Estados Unidos invade países y organiza golpes de Estado, señaló Morales Ayma.

Sacha Llorenti, secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), advirtió que la arbitraria decisión no sólo viola la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, sino que es una afrenta a los pueblos del mundo.

Si existiese una lista de los países patrocinadores de la solidaridad y de la vida, en primer lugar estaría Cuba, puntualizó Llorente.

En EE.UU., el senador por el estado de Vermont, Patrick Leahy, aseguró que esta designación descaradamente politizada es una burla de lo que había sido una medida objetiva y creíble del apoyo activo de un gobierno extranjero al terrorismo.

Aquí no existe nada remotamente parecido, de hecho, el terrorismo interno en EE.UU. representa una amenaza mucho mayor para los estadounidenses que Cuba, escribió Leahy en su página web oficial, y agregó que el secretario Pompeo ha defendido los peores fracasos de la política exterior de Donald Trump, quien parece decidido a empeorar las cosas para su sucesor.

El senador demócrata añadió que si bien existen diferencias con Cuba sobre prófugos de la justicia, el secretario de Estado no ha hecho nada constructivo para abordar ese problema durante cuatro años, y esto solo hará que sea más difícil de resolver.

Leahy es uno de los varios senadores estadounidenses que se han opuesto a la medida de listar a Cuba como un país que presuntamente apoya el terrorismo.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, reiteró hoy el firme rechazo a la represión política y las sanciones económicas contra Cuba, con el pretexto de la lucha antiterrorista.

Lijian exhortó a EE.UU. a sostener relaciones normales con Cuba sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo, en interés de ambos países y pueblos, y por la paz y la estabilidad en la región. 

Al rechazo se sumó también el ex consejero adjunto de Seguridad Nacional de la administración Obama, Ben Rhodes, quien calificó la medida de basura politizada destinada a atar las manos de una administración que toma el poder en diez días.

Cuba no es un estado patrocinador del terrorismo; los cubanos comunes sufrirán para que Pompeo pueda parecer duro para algunas personas en Miami, aseveró Rhodes.

En Cuba, Johana Tablada, subdirectora de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), observó en Twitter que se trata de un acto escandaloso de corrupción política del gobierno de Trump, con el fin de justificar el asedio económico y satisfacer a una minoría reaccionaria.

La medida estadounidense anunciada este lunes por el Secretario de Estado norteamericano, Michael Pompeo, busca imponer obstáculos a las relaciones entre Cuba y EE.UU. e intenta intensificar la guerra económica contra el país caribeño.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar