All for Joomla The Word of Web Design

Ante deterioro económico por la COVID-19 priorizar a los más vulnerables

0331-cienfuegos.jpg
La Habana, 1 abr (ACN) Las consecuencias de la COVID-19 en el mundo han agravado la economía de todos los países, por ello organizaciones internacionales valoran y proponen algunas medidas a tener en cuenta para sobreponerse a la actual situación y, las adoptadas en Cuba, se corresponden con estas.

Guy Ryder, director general de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), en un comunicado en su sitio web oficial, estimó que hasta 25 millones de personas podrían quedarse sin empleo, y que la pérdida de ingresos de los trabajadores podría llegar a los 3,4 billones de dólares, lo que se agrava a medida que el impacto provocado por la enfermedad crece, informó.

Para salvar tanto puestos de trabajos como empresas, los gobiernos deben actuar con determinación e impedir despidos y proteger a los trabajadores vulnerables, así como aplicar políticas fiscales y monetarias expansivas sin precedentes, que eviten que la actual caída precipitada no se convierta en una recesión prolongada, afirmó.

Se hace necesario que las empresas puedan “mantenerse a flote” y estén en condiciones de volver a funcionar tan pronto como las condiciones lo permitan; además se precisarán medidas adaptadas a los trabajadores más vulnerables, incluidos aquellos por cuenta propia, a tiempo parcial y quienes tienen un empleo temporal, declaró Ryder.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ha anunciado que el impacto de la COVID-19 en la economía de la región se evidenciará con la declinación de la actividad económica de los principales socios comerciales y la baja en el precio de las materias primas.

La interrupción de las cadenas globales y regionales de valor, la baja aguda en la demanda de servicios de turismo que afecta fundamentalmente al Caribe, el aumento en la aversión al riesgo, el empeoramiento de las condiciones financieras globales y la salida de capitales de la región, son otras de las causas a tener en cuenta, señaló.

En un comunicado de prensa publicado en el sitio web oficial de la Cepal, Bárcena declaró que cada país tendrá que explorar y expandir sus posibilidades de respuesta, pero debe tener en el contar con un estímulo fiscal masivo para, entre los varios desafíos, apuntalar los servicios de salud y proteger los ingresos y los empleos.

El levantamiento de las sanciones y bloqueos unilaterales es hoy urgente, puesto que esa medidas dificultan el acceso a bienes y servicios indispensables para combatir el desafío sanitario, destacó.

Cuba cuenta hoy con un plan de medidas para la prevención y enfrentamiento a la COVID -19 en el que participan todos los organismos centrales de la administración del Estado, el cual está enfocado en salvaguardar la vida de las personas y en mantener la vitalidad y funcionamiento del país.

Entre las directivas tomadas resaltan, en concordancia con lo recomendado por organizaciones internacionales como la Cepal y la OIT, el garantizar, desde el presupuesto del Estado, la continuidad del acceso gratuito a los servicios de salud.

De igual manera se prioriza el respaldo a bienes y servicios como la producción de alimentos, medicamentos y productos de higiene y aseo necesarios para prevenir y evitar el contagio del virus.

Los recursos con los que cuenta el país, destinados a varios sectores esenciales, se han ido moviendo en función de las prioridades actuales; por ejemplo, como fruto del análisis del Ministerio de Finanzas y Precios se realizan operaciones para que los esfuerzos que se destinaban al turismo, un sector deprimido ahora, pasen a apoyar a otros como la agricultura.

En materias laborales se han anunciado medidas como la disminución de los impuestos a los trabajadores por cuenta propia cuyas actividades se hayan afectado como causa de los impactos de la COVID-19 y se prorrogan los plazos para los pagos de ciertas obligaciones tributarias.

Se potencia el teletrabajo y el trabajo a distancia, y en el caso de las actividades que cesan ante esta crisis sanitaria, quienes las realizan son reubicados en otros sectores de prioridad para el país y se asegura así que ninguna persona quede desamparada.

Las medidas en la Mayor de las Antillas se han ido tomando de manera gradual y se modifican en dependencia de la evolución de la pandemia, de igual manera las autoridades han sido coherentes y se han tomado acciones que, si bien no corresponden a la situación actual, sí preparan al país ante una de mayor riesgo.

Hasta el momento los impactos de la COVID-19 han sido altos y significativos para la economía mundial, Cuba realiza un trabajo constante para la toma de decisiones que permitan, sobre todo, garantizar la vitalidad del país y su recuperación de manera factible una vez solucionada la crisis, a la vez que ofrece un servicio de salud de calidad.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar