Cárcel en base de Guantánamo, punto polémico para jefe del Pentágono

 

La Habana, 25 nov La prisión en la base naval de Guantánamo, en el sureste de Cuba, será un punto controversial en la confirmación del nuevo secretario de Defensa, tras la dimisión de Charles Hagel, señala hoy el diario The Hill.

El presidente Barack Obama busca cerrar ese centro de internamiento antes de abandonar su cargo en enero de 2017, para cumplir la promesa que hizo al respecto en la campaña electoral para los comicios de 2008 que lo llevaron por primera vez a la Casa Blanca.
Pero los republicanos y algunos demócratas se oponen a liberar a los detenidos y traerlos a cárceles en territorio estadounidense, por lo que el Gobierno considera clausurar la prisión a través de una acción ejecutiva, a pesar de que sus voceros lo niegan.
De acuerdo con The Hill, tras la salida de Hagel, a Obama le gustaría disponer de un nuevo secretario de Defensa que sea un fuerte aliado en este tema y tenga la voluntad para llevar a cabo la batalla política que supone esa propuesta, aunque todavía se desconoce quién será el candidato.
Desde 2002 Washington mantiene un centro de internamiento para extranjeros acusados de terrorismo en la base naval de Guantánamo, ubicada en territorio cubano contra la voluntad del pueblo y gobierno de la isla caribeña.
En 2009, tras asumir su primer mandato, Obama firmó una orden ejecutiva para cerrar la prisión en menos de un año, pero la cárcel permanece en funciones y alberga a 140 detenidos.
Existen numerosas denuncias sobre el empleo de técnicas crueles en esa instalación como la privación del sueño, encierros de los prisioneros desnudos en habitaciones con bajas temperaturas e interrogatorios extenuantes (PL).

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar