Discurso migratorio impacta en campaña de Trump en EE.UU

trump.jpg

La Habana, 2 sep (ACN) Un reciente discurso del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, causa hoy gran malestar entre las filas de su partido y entre sectores que lo apoyan.

Descontando que la previsible política migratoria de Trump no tiene aceptación entre la mayoría de los hispanos, la actual ofensiva del multimillonario parece encaminada al fracaso como muestran las reacciones a sus palabras en Phoenix, Arizona, durante la noche del miércoles.

Varios de los principales seguidores latinos del candidato están reconsiderando su apoyo después del discurso de línea dura.

Jacob Monty, un miembro del Consejo Asesor Nacional Hispano de Trump, renunció rápidamente después del mensaje, al igual que Ramiro Peña, un pastor de Texas, para quien las palabras del abanderado de los rojos probablemente le costaron la elección.

Otros como Alfonso Aguilar, presidente de la Latino Partnership for Conservative Principles, dijo en una entrevista que está inclinado a retirar su respaldo al magnate neoyorquino.

El discurso no fue realista y no tiene nada de compasivo para los sin papeles en Estados Unidos, algo que debía esperarse, pues hace algunos meses el candidato dijo que no cambiaría su forma de hacer política.

Para muchos de los que esperaban algo de Trump, su mensaje es una 'estafa', ya que había dejado entrever un cambio en su proyección hacia los inmigrantes indocumentados que ya están en el país.

Según Aguilar, pensamos que nos movíamos en la dirección correcta ... estamos decepcionados. Nos sentimos engañados. Cuando se esperaba un cambio de posición para atraer al voto de los latinos, Trump retomó la línea dura en su retórica contra los inmigrantes, un día después de su reunión con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. En la mira del aspirante presidencial siguen presentes los 11 millones de inmigrantes en situación irregular en Estados Unidos, a quienes responsabiliza por tomar los puestos de trabajo y por numerosos crímenes.

No obstante, la mayoría de los estadounidenses apoya una reforma del sistema migratorio y en la actualidad el 77 por ciento de los electores apoya algún tipo de legalización para estas personas, de acuerdo con un sondeo divulgado esta semana por la cadena Fox.

Cuando perdieron las últimas elecciones en 2012, los estrategas republicanos insistieron en recuperar la confianza del voto latino para retornar a la Casa Blanca algo de lo que Trump se aparta para ceder a la influencia del ala ultraconservadora Tea Party, la cual favorece la línea más dura de Trump.

La situación es bien definida por Todd Schulte, de la red FWD, quien manifestó que 'teníamos la esperanza de que el señor Trump presente un plan práctico para interrumpir la inmigración ilegal en el futuro y proporcione una solución realista para los que viven en esa situación en el país'. Lamentablemente fracasó en los dos aspectos, dijo.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar