Centro de InmunoEnsayo a la vanguardia de la soberanía tecnológica

Centro de Inmunoensayo


La Habana, 30 mar (ACN) A pesar del impacto negativo del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno norteamericano sobre Cuba, el Centro de InmunoEnsayo continúa aportando al desarrollo de la soberanía tecnológica nacional, a partir del encargo asignado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, al momento de su fundación.

Rebeca Sonia González Fernández, especialista de Investigaciones del Centro de InmunoEnsayo, aseguró a la Agencia Cubana de Noticias que en los centros dedicados a la innovación y la ciencia esa genocida política es un obstáculo a sortear a cada paso de los proyectos.

El bloqueo no solo se evidencia en el plano económico, sino también al tratar de acceder a un sitio web en busca de información y no poder solo porque los servidores utilizados están en Cuba y eso ilustra que se recrudece y nos afecta; todos tenemos mil argumentos para demostrarlo, pero frente a ello siempre habrá una respuesta para seguir adelante en el camino que los cubanos hemos decidido construir, aseguró la especialista.

Lea también:

Perteneciente al grupo empresarial BioCubaFarma, el Centro de InmunoEnsayo cuenta hasta el momento con 33 diagnosticadores para 19 enfermedades, 16 equipos médicos, 20 softwares y una vasta participación en importantes programas nacionales de salud.



Cabe mencionar entre los logros más significativos el hecho de que Cuba fuera el segundo país en el mundo en contar con un programa completo de alfa feto, el cual permite detectar malformaciones del cierre del tubo neural en los fetos y con el cual se han estudiado ya más de cuatro millones de gestantes.


Gracias a los proyectos desarrollados, la nación caribeña es la segunda de América Latina en disponer de un programa completo para la detección de hipotiroidismo congénito, con casi cinco millones de neonatos estudiados hasta la fecha, y la primera del orbe, desde 2015, en lograr evitar la transmisión de VIH de madre a hijo, condición que conserva luego de reiteradas verificaciones a los indicadores.


Otro orgullo para el Centro de InmunoEnsayo –destaca González Fernández– es haber podido aportar desde la introducción del VIH en Cuba, con la fabricación del diagnosticador destinado a pesquisar la enfermedad, una tecnología 100 por ciento cubana, y gracias a la cual cada año se realizan más de dos millones y medio de pruebas, que han abarcado a más de cuatro millones de gestantes y sus parejas.

Asimismo, entre el quinto y el sexto día después del parto a cada recién nacido se le hace una prueba en el talón, también con tecnología totalmente del país, para la determinación de seis enfermedades, además de que el centro tiene amplia participación en el programa de las enfermedades Crónicas no Transmisibles y en el de Control Integral de Cáncer, con diagnosticadores de sangre oculta en heces fecales, entre otros.


La institución posee una amplia red de laboratorios con tecnología propia, con presencia en todos los municipios del país, expresión que se concreta en unos dos mil 500 servicios SUMA disponibles con más de cuatro mil equipos.

En el caso de la COVID-19, la entidad trabaja para dotar al país de una batería de diagnosticadores registrados para la detección de anticuerpos IGG e IGM, anticuerpos totales, y en la evaluación de los candidatos vacunales en desarrollo se utiliza un diagnosticador salido de la prestigiosa institución.

Por otra parte, esta sostuvo una estrecha colaboración para la fabricación del ventilador no invasivo CEPAD, el desarrollo de un extractor de ácido nucleico por el método de perlas magnéticas y de dos PCR cubanos.



En el camino hacia la soberanía tecnológica en el campo de la biología molecular estamos hablando de la investigación, desarrollo y registro de cinco diagnosticadores UMELISA, en tiempo récord, algo posible de lograrse solo con el compromiso y la preparación demostrados por el colectivo, apuntó González Fernández.


Incluso en momentos tan convulsos, marcados por el enfrentamiento a la pandemia, ninguna embarazada dejó de realizarse alguna de las pruebas que tienen que ver con la tecnología; el centro debió crecer para mantener los compromisos con el sistema nacional de Salud Pública y a la vez modificar todo el sistema de trabajo al establecer medidas de seguridad para su personal, puntualizó.


El Centro de InmunoEnsayo tiene más de 30 años de experiencia, con profesional del más avanzado nivel científico, y facilidades de un alto nivel tecnológico y de automatización para el desarrollo y la producción de la Tecnología SUMA.

La institución posee laboratorios, talleres automatizados y plantas de producción, con equipamientos de elevada productividad los cuales permiten disponer para el mercado, de novedosos productos SUMA y reactivos UMELISA.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar