Sistema cubano de detección de antígeno culmina proceso de evaluación y validación externa

 0903-UMELISA.jpg

La Habana, 9 mar (ACN) El sistema cubano Umelisa SARS COV-2 IgG para el diagnóstico de la COVID-19, culminó su proceso de evaluación y validación externa con muy buenos resultados en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) y en el Centro de Investigaciones, Diagnóstico y Referencia.

Dicho prototipo, creado por el Centro de Inmunoensayo (CIE) en esta capital, a partir de la tecnología suma (Sistema Ultramicroanálitico), apoyará el diagnóstico del coronavirus SARS-CoV-2, así como el seguimiento de los casos evolutivos a partir del quinto día de realizado el primer PCR, publica el propio Centro en su perfil oficial en Twitter.

“El UMELISA que detecta antígeno culminó su evaluación externa con muy buenos resultados en @IPKCuba, Centro de Investigaciones, Diagnóstico y Referencia. Recomienda su introducción para apoyar el diagnóstico de SARS CoV-2 y el seguimiento de los evolutivos al 5to día del 1er PCR”, tuiteó la entidad científica.

 

En la propia red social, la Dra. Niurka Carlos Pías, directora general del CIE, expresó la felicidad del colectivo por este logro y reiteró su compromiso por continuar trabajando para la erradicación de esta pandemia.

“Son muchos otros los compromisos y retos, nos falta mucho por hacer pero hoy estamos felices, cumplimos una tarea que debíamos a nuestro país. Felicidades a nuestros científicos que sin descanso trabajaron. Agradecidos a @IPKCuba que realizó la evaluación y lo validó”, escribió la directiva.

El sistema tiene la ventaja de poder aplicarse en pesquisajes masivos de la enfermedad, unido a los resultados de otras pruebas de laboratorio, además de poder emprender estudios epidemiológicos dirigidos a conocer el grado de exposición al virus que ha tenido determinado grupo poblacional.

Este diagnosticador fue obtenido por un colectivo de investigadores del CIE, perteneciente al grupo empresarial BioCubaFarma, con la colaboración del Ministerio de Salud Pública y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

La tecnología suma también ha sido clave en el diagnóstico precoz del hipotiroidismo congénito a todos los infantes cubanos nacidos después de 1986, así como en los programas de vigilancia epidemiológica, la certificación de sangre y órganos para trasplantes, además del control de enfermedades crónicas.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar