All for Joomla The Word of Web Design

Cuba sigue con avances en la búsqueda de una vacuna propia contra la COVID-19

 

1208-VACUNA.jpg

La Habana, 12 ago (ACN) Los científicos cubanos avanzan en la búsqueda de una vacuna de producción nacional contra la COVID-19, un objetivo del cual cada día parece que están más cerca.

En aras de llegar a la meta, el Instituto Finlay de Vacunas (IFV) ha desempeñado un rol esencial, en el propósito de obtener un candidato vacunal que permita prevenir el SARS-CoV-2 y dote al país de soberanía tecnológica en la producción y disponibilidad de ese posible inmunógeno.

A propósito del tema Cubadebate conversó con la doctora en Ciencias Dagmar García Rivera, directora de investigaciones del IFV, sobre cómo marcha ese proceso.

“En el mes de mayo comenzamos a trabajar intensamente en diseñar lo qué sería un candidato vacunal para prevenir la infección por el virus SARS-COV-2, a partir de la experiencia que tenemos como institución en el desarrollo de vacunas preventivas y de entender y conocer los fenómenos asociados a este virus en particular, que es nuevo”, sostuvo la investigadora.

“Era importante que nos actualizáramos desde el punto de vista científico, sobre qué significaba y representaba en términos inmunológicos la infección por este virus, y cómo la experiencia que tenemos como institución en el desarrollo de vacunas podía hacer converger ambos conocimientos. Se trataba de poder comenzar a dibujar lo que serían proyectos de vacunas en nuestra institución”, dijo.

Insiste García Rivera en que “cambiaron prioridades de trabajo y a partir de ese momento ese se convirtió en el proyecto fundamental de la institución. Todas nuestras capacidades científicas, intelectuales, se volcaron en función de este objetivo”, afirmó.

“Nosotros podemos decir que en apenas tres meses hemos logrado avanzar significativamente en el diseño de un candidato vacunal con resultados alentadores”, refirió la científica.

“Tendremos la responsabilidad como científicos, en primera instancia, de actualizar al país de los avances en cada una de las fases de investigación científica, hasta que realmente podamos estar en condiciones de pasar a fases superiores del desarrollo de este producto”, agregó.

“Estamos hablando de una vacuna cuyo objetivo es prevenir la infección del virus. Por tanto, para nada las personas pueden sentir que es la solución inminente a la situación de pandemia que estamos viviendo en el mundo y además a la situación particular que está viviendo el país todavía, en el transcurso que hemos tenido de la epidemia”, expresó.

“Por lo que, para nada sustituye las medidas de distanciamiento físico que han estado establecidas por la dirección del Ministerio de Salud Pública, ni puede transmitir un exceso de confianza en la población, de pensar que la solución la tenemos a las puertas”, comentó García Rivera.

“Incluso, en el caso de que lográramos seguir avanzando de manera satisfactoria en la investigación, en este proyecto las fases de desarrollo clínico todavía son fases que requieren determinado tiempo para poder estar en condiciones de decir que tendríamos una vacuna que protege o que es efectiva contra la enfermedad”, aseveró.

“O sea, cualquier candidato vacunal requiere tiempo, si bien los tiempos en los que se están moviendo los candidatos vacunales hoy están siendo más cortos afortunadamente, por la misma forma en la que se han concebido los productos para acelerar su desarrollo. Pero las personas tienen que seguir siendo muy responsables en su actitud social para lograr en todas las aristas contribuir al control de la epidemia en el país”, apuntó.

Sobre lo que significaría para la comunidad científica cubana poder tener soberanía con un inmunógeno contra la COVID-19, declaró que primero significa decir que Cuba estaría en el selecto grupo de países que podemos tener potencialmente la capacidad de desarrollar un candidato vacunal.

“No son muchos los países en el mundo que tienen capacidad científica y tecnológica, o sea la combinación de estas potencialidades”, añadió.

“El propio surgimiento de la biotecnología cubana y la visión del Comandante en Jefe Fidel Castro, hizo que nuestras instituciones combinaran la capacidad científica con la capacidad tecnológica, que no necesariamente funciona así. A veces tenemos mucha capacidad científica en determinadas instituciones pero no son capaces de cerrar ciclos, porque no se complementan con las capacidades tecnológicas necesarias”, explicó.

Para la especialista es un gran orgullo que la ciencia cubana esté en el selecto grupo de países que tienen proyectos de investigación en  el campo de las vacunas preventivas contra COVID-19.

“Llegaremos hasta donde sea capaz de llevarnos nuestro talento, nuestra consagración, nuestro esfuerzo en ese camino, y ojalá pudiéramos en algún momento estar anunciando nuevos desempeños, o nuevos estadíos superiores en el desarrollo de estos candidatos vacunales”, concluyó.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar