All for Joomla The Word of Web Design

A pesar de la COVID-19, el INIFAT trabaja para el desarrollo investigaciones (+Fotos)

 3005-INFAT_4.jpg

La Habana, 30 may (ACN) A 116 años de su creación el Instituto de Investigaciones Fundamentales de la Agricultura Tropical Alejandro de Humbolt (INIFAT), se enfrenta a nuevos retos cuyos resultados serán visibles en la fase posterior al paso por Cuba del nuevo Coronavirus, causante de la COVID-19.

Yanisbell Sánchez Rodríguez, directora del Instituto, así lo confirmó a la ACN durante una entrevista en la que dio detalles de los objetivos del centro, así como de su participación en el desarrollo de la agricultura en el país como fuente de alimentación sustentable.

El INIFAT es el encargado de ejecutar proyectos de investigación, desarrollo e innovación relacionados con la genética vegetal, así como comercializar las producciones derivadas de los mismos, a la vez que brinda servicios científicos tecnológicos asociados a la genética vegetal.

La llegada a Cuba de los primeros casos de la COVID-19 coincidió con el inicio de la campaña de primavera, momento del año donde se siembran muchos cultivos para aprovechar las lluvias en las áreas que no están bajo riego constante.

Por causa de la enfermedad fueron liberados de sus responsabilidades los trabajadores en edades de riesgo, y el instituto optó por enviar al campo a investigadores y técnicos, así como al personal de oficina para atender los organopónicos experimentales, las colecciones vivas y el área agrícola.

El INIFAT, subordinado al Grupo Empresarial de la Agricultura, conserva los recursos fitogenéticos y microorganismos para la aplicación práctica y para las investigaciones avanzadas, a la vez que coordina y lleva los reportes de todos los centros que en el país conservan recursos fitovegetales.

En los bancos de gemoplasma son conservadas las semillas de hortalizas, granos y oleaginosas en pequeñas cantidades y este material de primera calidad luego es llevados para su reproducción a la Empresa Productora y Comercializadora de Semillas, las fincas de la agricultura urbana y suburbana, los productores especializados y las empresas agropecuarias.

Además, los microorganismos que allí se almacenan (hongos y bacterias) tienen varios usos: para confeccionar biofertilizantes, pero también para comparar los patógenos que afectan a las plantas e investigar cuáles de estos microorganismos pueden dañar a los cultivos y en qué medida.

También los recursos microbianos son aprovechados para plantar hongos comestibles y hongos medicinales, y son los propios investigadores del INIFAT los que ofrecen su experiencia para la producción artesanal de los mismos, que ya se lleva a cabo en muchas áreas del país, explicó la directora.

La principal misión de este instituto es contribuir al fortalecimiento y desarrollo sustentable de la agricultura y a la conservación y control de recursos fitogenéticos y de microorganismos mediante la gestión de conocimientos, productos y servicios científico-técnicos sobre bases agroecológicas, con énfasis en la Agricultura Urbana y Suburbana.

3005-INFAT_2.jpg

De ahí que también brindan servicios de asesoría para que las personas aprovechen los patios y otras áreas cultivables, a la vez que recolectan material fitognético para su caracterización y conservación, buscando siempre el mejoramiento vegetal.

Desde el año 2012, al INIFAT le fue asignada la tarea de liderar el Programa Nacional Científico-técnico de Alimento Humano, aprobado en el nuevo Sistema de Programas y Proyectos de Ministerio de Ciencia, tecnología y Medioambiente, por lo que es el responsable de la aprobación e implementación de todos los proyectos de investigación que responden a las demandas de las cadenas de valor de las líneas priorizadas por el país.

Otra de las perspectivas del centro es la obtención de Bioproductos botánicos derivados del árbol Nim, del que poseen una pequeña plantación en el centro que actualmente están regenerando como parte de las acciones priorizadas por estos días.

La planta de Nim, conocida por ser un eficaz plaguicida, tiene propiedades antibacteriales y antioxidantes y sirve para fortalecer el sistema inmunológico así como para prevenir enfermedades dermatológicas, además de sus probadas cualidades como repelente de insectos.

Los trabajadores del centro también se mantienen enfrascados en la optimización de plantas de secado y en conjunto con el Ministerio de Salud Pública se encuentra en proceso de edición un libro que contiene la información y los usos medicinales de 52 especies botánicas.

3005-INFAT_1.jpg

Para la confección de este material se apoyaron en su propia editorial, donde han editado otros valiosos volúmenes sobre agricultura, además de que desde 1963 poseen su propia revista: Agrotecnia en Cuba.

La directora también explica que el intercambio internacional es relevante para el desarrollo de los temas que interesan al instituto, y durante años se han dedicado a ofrecer capacitación en el manejo de cultivo sobre bases agroecológicas en sistemas urbanos, suburbanos y familiares de producción como contribución a la seguridad alimentaria.

Estas asesorías que han llevado a naciones como Venezuela, México, El Salvador, Saba, Colombia, Belice y Namibia esperan volverlas online, de manera que sigan reportando ganancias para el país a la vez que eviten los gastos en viajes, lo que podría ser fundamental en el momento actual de la epidemia.

Sin dudas, el trabajo de este Instituto es ejemplo, pues sus labores no se han detenido, si bien se han adaptado las maneras de proceder, y el desarrollo de la agricultura en el país con altos estándares podrá ser la clave para una recuperación airosa del paso de la pandemia por Cuba.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar