All for Joomla The Word of Web Design

Virtudes de la Política Nacional del Agua en medio de la pandemia del COVID-19

 

0204-agua.jpg

La Habana, 2 abr (ACN) Una vigencia plena cobra en la actualidad la Política Nacional del Agua por su importancia para contrarrestar los efectos del nuevo coronavirus, a pesar de su escasez en tiempos de sequía hidrológica en el período de diciembre-abril.

El Programa Nacional de Lucha contra la Contaminación constituye uno de sus pilares, aunque en la elaboración de su proposición los especialistas tuvieron en cuenta otros tres de suma trascendencia, de acuerdo con el Máster en ciencia Bladimir Baños Matos, vicepresidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

Mencionó en esa dirección el de reparación de presas y mejora de la eficiencia en la conducción por canales magistrales, el de consumo y producción sostenibles y eficiencia en el uso de los recursos, y el de proyección estratégica de los 10 principales organismos involucrados.

Figuran entre estos últimos el propio INRH y el de Planificación Física, el Grupo Azucarero AZCUBA y los ministerios de la Agricultura, del Turismo, así como los actuales de Industria y de Energía y Minas,

También el de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, el de Salud Pública, rector del Plan de acción contra el COVID-19, y el de la Industria Alimentaria, relacionó Baños Matos en su oportuno libro de reciente edición: Cuba, documentos rectores de los recursos hídricos.

En el caso de las estrategias, citó las nacionales Ambiental y de Educación Ambiental, y respecto a los planes, el de reducción de pérdidas en los sistemas de acueducto y el de medidas de adaptación al cambio climático.

No obstante, indicó que con carácter metodológico se consultó las políticas de agua de Argentina, Brasil, Chile, El Salvador, España, México y Sudáfrica

Sin embargo, aclaró que en la gestión del líquido se requiere de la comprensión y acompañamiento de todos los usuarios, tanto estatales o no, y de la sociedad en general, mediante la aceptación y empleo de las correspondientes normas de ese recurso de interés común, incluido con mucho tino en la política nacional, aprobada en diciembre de 2012.

Cuba carece de abundantes recursos hídricos y las precipitaciones son sus únicas fuentes de formación, pues los cuerpos de aguas superficiales y subterráneas tienen vínculos, pero provocan su vulnerabilidad, por lo que la escasez se manifiesta en la baja eficiencia de los sistemas y malas prácticas.

Por esas razones, su debilidad se expresa en la degradación de su calidad debido a la aparición y permanencia de focos contaminantes que hoy superan los 2 100, de los cuales están identificados más de 1 500.

Un hecho incuestionable es que la infraestructura hidráulica edificada por la Revolución significa casi la totalidad de las obras existentes en la nación y permiten la aplicación de los principales programas sociales, económicos y ambientales que posibilitan la guerra contra la COVID-19 o epidemias pasadas, introducidas desde el norte.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar