All for Joomla The Word of Web Design

Cuba da los primeros pasos para contar con Parques Científicos Tecnológicos

 

0301-TECNO.gif

La Habana, 3 ene (ACN) A partir de este año Cuba contará con Parques Científicos Tecnológicos (PCT), cuyo funcionamiento será regulado por un conjunto de decretos y resoluciones aprobados con el propósito de incentivar su creación.

Aunque muchas personas imaginen los PCT como espacios donde convergen tecnología y recreación en beneficio de niños y jóvenes, en realidad así se les llama a las organizaciones gestionadas por profesionales en las que se estimula el flujo de conocimiento y tecnología entre las universidades, empresas y mercados con vocación exportadora.

Para regular el funcionamiento en territorio cubano de esas instituciones fueron aprobados el Decreto no. 363 y las resoluciones 287/2019, 286/2019 y 234/2019, los cuales recogen una serie de beneficios fiscales encaminados a estimular su implantación.

Armando Rodríguez, vicetitular del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), consideró como objetivos de los PCT el fomento de empresas de alta tecnología, la promoción de entidades especializadas a partir del conocimiento, nuevos modelos de negocios, el desarrollo, la participación y los servicios científicos y tecnológicos de alto valor agregado.

Al dar a conocer tales normativas, Rodríguez indicó que entre estas destaca eximir a los PCT durante cinco años del pago de los impuestos sobre las utilidades y de los aranceles por importación de partes, piezas y equipamientos.

Funcionarán bajo la modalidad de sociedades mercantiles y anónimas y serán rectorados por el CITMA, aunque el patrocinio le corresponderá a la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE) relacionada con la actividad específica del parque.

En la política, recogida en la Gaceta Oficial No. 86, se concibe la autonomía de estas organizaciones de emplear parte de sus utilidades en inversiones para nuevos proyectos e investigaciones.

Otra de las novedades radica en la remuneración y las fuentes de financiamiento; se contempla la participación en programas y proyectos, la eficiencia en la ejecución que se traduce en la reducción del tiempo para obtener los resultados y, sobre todo, su
generalización, al ser promovidos por las cadenas de producción y de valores.

Pero Cuba apuesta también por establecer Empresas de Ciencia y Tecnología dentro de recintos universitarios, y ambos pasos contribuyen al fortalecimiento del vínculo entre universidad-empresa, lo cual permite la ejecución de determinados proyectos que las casas de altos estudios no podrían asumir por sí solas al ser unidades presupuestadas.

Según Miriam Alpízar, viceministra de Educación Superior, la implementación de los mencionados parques en los centros docentes posibilitará la gestión de proyectos de investigación comercializables y las transferencias de tecnología, y los profesores, investigadores y estudiantes que participen recibirán remuneración en dependencia de la función que realicen.

Asimismo los PCT son un beneficio seguro de desarrollo en los territorios donde se ubican al cumplir una doble función: como centro de atracción de creación de nuevas empresas y catalizador de la actividad innovadora y de la transferencia de conocimiento.

Hoy Cuba da pasos seguros en la creación de los primeros y este año se concluirá el que se levanta en el campo de la Universidad de Ciencias Informáticas, en La Habana, bajo un esquema de sociedad mercantil.

También de manera experimental, en la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos habrá otro, y para su correcta implementación en ambos centros será esencial la preparación y dedicación de profesores, estudiantes e investigadores.

Sin llegar a ser por su concepción e infraestructura parques científicos, la nueva modalidad de Empresas de Ciencia y Tecnología dentro de recintos universitarios persigue objetivos similares: gestionar proyectos innovadores y comercializables que permitan solucionar problemáticas existentes en los sectores productivo, tecnológico y de los servicios, así como sustituir importaciones.

Las entidades funcionarán como interface entre las casas de altos estudios y las Entidades de Ciencia, Tecnología e Innovación serán propuestas por los rectores.

A modo de experimento fueron seleccionadas la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, la Universidad Agraria de La Habana Fructuoso Rodríguez Pérez y la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, de acuerdo con sus potencialidades y preparación del cuerpo docente.

Este es solo el comienzo, pues de manera gradual se irán haciendo extensivas al resto de las casas de altos estudios del país.

El 2020 será un año esencial para la implementación de dichos centros, con los cuales se pretende lograr un uso eficiente de los incentivos a las empresas, crear grupos de estas y contribuir al proceso de informatización de la sociedad, además de impulsar la inversión nacional y atraer la extranjera directa, como prioridades de la nación.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar