La Habana, Domingo 08 de Diciembre de 2019 03:25 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Para proteger la tierra más hermosa

Compartir :
Tamaño letra:

Resultado de imagen para site:www.acn.cu costas cubanas

Las costas cubanas -que sorprendieron a Cristóbal Colón hace más de 500 años, hasta el punto de hacerlo exclamar: “Esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto”, y de hecho lo es,- pueden convertirse en un lugar de desastres, destrucción o de muertes, debido al paulatino incremento de las inundaciones costeras a causa del cambio climático.

Un estudio denominado Cronología y clasificación de las inundaciones costeras en Cuba, realizado por especialistas del Centro Meteorológico Provincial de Holguín y del Instituto de Meteorología en La Habana, publicado en 2017 en el Repositorio Dspace, indica que esas inundaciones costeras en nuestro archipiélago “son producto de la afectación de los ciclones tropicales, frentes fríos, eventos “Sures” y la combinación de las bajas extratropicales y los anticiclones migratorios”.

Indica esa investigación que las zonas más afectadas en el país son el malecón habanero, el golfo de Batabanó y el tramo costero Gibara- Baracoa, aunque hay otras regiones menos afectadas, pero en todas se trabaja para mitigar daños.

La protección de las poblaciones que residen en las cercanías de estas zonas, así como de sus recursos ha sido una constante preocupación del Estado cubano que implementó en 2017 la Tarea Vida, un programa para el enfrentamiento al cambio climático .

Y tal iniciativa tiene como acicate las palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la Cumbre de la Tierra en 1992, cuando expresó: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el Hombre”.

Dentro de las 11 tareas contentivas en el plan se encuentra precisamente “la protección costera de las ciudades, relocalización de asentamientos humanos, recuperación integral de playas, manglares y otros ecosistemas naturales protectores, obras hidráulicas y de ingeniería costera, entre otras”.

Solo en ese tema hay que tener en cuenta cuán complejo resulta, si consideramos que con el mar por cualquier parte, la población cubnana es amante de vivir cerca de la costa, incluso muchas ciudades fueron fundadas frente a su bahía, tal es el caso de Cienfuegos.

A ello se suman las tradiciones marineras de esos asentamientos que en gran medida mantienen un estrecho vínculo con actividades pesqueras, como El Castillo de Jagua y El Perche, de ahí que alcanzar éxitos en estos afanes de la Tarea Vida implica una labor de educación, y concientización que encamine los esfuerzos para la consecución del objetivo mayor: salvar vidas y recursos.

Precisamente, en esa centro-sureña provincia, uno de los tres cayos de su rada: el Carenas, está habitado por una reducida población, que nació allí y heredó de sus padres y abuelos los saberes y percepciones de vivir en medio del mar, aún a expensas de la inseguridad para sus existencias.

Por peligros, vulnerabilidades y riesgos ante fenómenos naturales provocados por el cambio climático, unas 11 mil 420 viviendas serán reubicadas paulatinamente en el territorio.

Reinaldo Gómez Hermida, vicepresidente del Consejo de la Administración en la Asamblea Provincial del Poder Popular, informó que los asentamientos más proclives a los riesgos por fenómenos naturales son el Castillo de Jagua, Rancho Luna, Guanaroca, Santa Martina, El Roble, La Milpa, Cayo Carenas y la propia ciudad capital.

Otras acciones encaminadas a proteger las costas propensas a inundaciones son los proyectos de cuidado del medio ambiente acometidos en esos predios, entre los cuales se encuentran la revitalización de los manglares, primera barrera viva y natural de contención de los ciclones. En la Laguna Guanaroca cada año plantan miles de posturas de estas especies, resistentes y, además, refugio de animales.

Con esas plantaciones logran reducir el impacto de los huracanes al interior del territorio, y preservar en gran medida la vitalidad de las costas, las cuales siguen tan bellas como cuando llegaron los primeros colonizadores. 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar

Especiales (3)

El trabajo es una de las fuentes de riquezas para el desarrollo de cualquier sociedad, y en la cubana es un derecho y deber establecido, que garantiza a cada ciudadano la posibilidad de dar su aporte en cualquier esfera.

Era el siete de diciembre de 1989, hace ya 30 años, y el pueblo cubano rememoraba el aniversario 93 de la caída en combate de Antonio Maceo y de su ayudante Panchito Gómez Toro, pero en esa ocasión el homenaje a nuestros próceres independentistas, también se extendería a honrar a los cubanos contemporáneos  caídos en las gestas internacionalistas en otras tierras del mundo.

Considerado el corazón del Centro Histórico de la ciudad de Camagüey, el emblemático Parque Agramonte deviene hasta la actualidad escenario de algunos de los sucesos políticos, culturales y sociales más relevantes de la urbe a lo largo de sus más de cinco siglos de fundada.

Cuando en noviembre de 2018, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, anunció la salida de los galenos cubanos del programa Más Médicos, voces en protesta se escucharon en esa y otras naciones del continente, por considerar el hecho una barbarie contra la población desposeída y marginada de ese país, que en su mayoría anteriormente carecía de asistencia médica por vivir en zonas intrincadas y, en el peor de los casos, no tener dinero para pagar las consultas.

La precaria asistencia hospitalaria, el predominio de la medicina privada y de la pobreza generalizada eran el denominador común de los servicios de salud en Cuba durante la etapa neocolonial, cuando regían gobiernos de turno, lacayos de los intereses de Estados Unidos.