El lirio acuático ya no inspira a los poetas

 

Sin-título-9.jpg

“Soy como lirio acuático en una corriente de piedras”, confiesa la escritora mexicana María Ayala en unos versos,  mientras que el árabe Nizar Qabbani, se ufana en los suyos de que la mano de cada mujer que él tocaba  sufría una metamorfosis y   se transformaba en esa planta.
    Denominada Jacinto de agua, malangueta o camalote, por el pueblo, y Eichhornia crassipes o Pontederia crassipes Mart, en  lenguaje científico,  se transformó en una plaga internacional y dejó de inspirar a los poetas,  que ya no le  dedican ni siquiera una endecha.
     Originaria de América del Sur, de donde se expandió a México, la costa meridional de Estados Unidos, las Antillas Mayores, Sudáfrica y Asia, la “Eichhornia…” deviene preocupación para la ciencia en esas regiones”.
    Cuba no resulta la excepción de la regla, como lo corrobora su inclusión en Plantas Invasoras, una serie de folletos elaborada por el Instituto de Ecología y Sistemática, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.   
    La institución imprimió esas monografías informativas para “facilitar la identificación y manejo de las especies exóticas más  perjudiciales y agresivas de Cuba o de marcado interés en algunas áreas protegidas”.
    Esta planta flotante suele poblar ríos y presas. Su aparición en el  africano lago Victoria, donde ocupa casi el 80 por ciento de sus orillas, alarmó a las autoridades de Tanzania, Kenia y Uganda.
    En la ínsula caribeña, donde es  más apreciada por los aficionados a las plantas ornamentales que por los bardos, cubre gran parte de los cuerpos de agua, desplaza a especies nativas  e  incrementa el “aporte” de materia orgánica contaminada al medio acuático. 

la laguna.jpg

La advenediza afecta, además, al embalse Pedroso (Mayabeque, Artemisa) y a la laguna Leonero, en Granma. En la oriental provincia los acuicultores no quieren saber de ella, ni los agricultores, porque obstruye los canales de regadío de zonas arroceras.
   Aunque en otros países se utilizan medios químicos, mecánicos y biológicos para controlarla, en Cuba se recomienda, extraer la biomasa acumulada en los acuatorios, en  coincidencia con el período de máximo descenso del agua.
   La posibilidad de que una vez en tierra, y luego de ser secada,  pueda utilizarse  para obtener abono orgánico, o biogás; usarla en artesanía y en la fabricación de  esterillas, cortinas, sombreros y colchones, confieren un aspecto menos sombrío a la pontederiácea, cuya semilla, dicho sea de paso, puede durar 20 años en el agua, según los expertos.
   Otra circunstancia atenuante radica, según sus escasos defensores, en que sus raíces flotantes, atesoran miríadas de microorganismos, en los cuales los peces encuentran un alimento de fácil obtención, sobre todo en las presas, donde no pueden descender hasta las profundidades, por la abundancia de metano.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar