La Habana, Lunes 25 de Marzo de 2019 06:08 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Adoptan medidas para enfrentar el cambio climático

Compartir :
Tamaño letra:

1214-cambio-climatico-cuba.jpg

La Habana, 14 dic (ACN) Un grupo de importantes medidas, contenidas en la denominada Tarea Vida, se adoptan en Cuba con  el objetivo de prepararse para enfrentar las afectaciones ocasionadas por el cambio climático.
   De acuerdo con un reportaje publicado hoy en el periódico Granma, la isla sufre las consecuencias de esas transformaciones, que provocan elevación del nivel del mar y la temperatura y disminución de las lluvias.
   Sergio Lorenzo Sánchez, investigador del Instituto de Ciencias del Mar, señaló que los estudios de geología y geomorfología confirman que hay un retroceso de la línea de costa de 1,5 a dos metros anualmente.
   El especialista indicó que existen lecturas de la Red Mareográfica Nacional que demuestran un incremento de 2,14 milímetros por año en la aceleración del aumento del nivel  medio del mar.
   Tales cambios han provocado no sólo una reducción del territorio emergido y las lluvias, sino también daños en la barrera coralina y las crestas de arrecifes, que protegen al archipiélago del fuerte oleaje.
   Para enfrentar estos peligros es necesario identificar y acometer acciones y proyectos de adaptación al cambio climático, de carácter integral y progresivo, encaminados a reducir la vulnerabilidad de las zonas costeras.
   Estas acciones deben estar respaldadas por normas jurídicas específicas, que respalden la ejecución del plan del estado, aseguren su estricto cumplimiento y sancionen a los violadores.
   Especial importancia se le concede a la preservación, mantenimiento y recuperación integral de las playas arenosas del archipiélago cubano, con prioridad para las urbanizadas y de uso turístico.
   Con vistas a garantizar el abastecimiento de agua y mitigar los efectos de la sequía, hay que trabajar en la introducción de tecnologías para el ahorro y la satisfacción de las demandas locales y aumentar la infraestructura hidráulica.
   La reforestación debe de estar dirigida hacia la máxima protección de los suelos y las aguas en cantidad y calidad, así como la recuperación de las franjas hidrorreguladores,  los bosques y manglares más perjudicados.
   Resulta necesario también detener el deterioro, rehabilitar y conservar los arrecifes de coral en todo el archipiélago nacional, con prioridad para las crestas que bordean la plataforma insular y protegen las playas.    

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar

Especiales (3)

Según los sabios es Matanzas una de las provincias cubanas más vulnerables al cambio climático, de ahí que no haya tiempo para dormirse en los laureles ante el peligroso fenómeno cuando se trata de poner a resguardo vidas y recursos.

Manuel Sanguily Garrite, quien alcanzó el grado de coronel del Ejército Libertador en la Guerra de los 10 años contra el dominio colonial (1868-1878), además de patriota, fue un intelectual brillante y un político honrado que dejó profunda huella en la historia nacional.

Era el 14 de enero de 1959, y en un local ubicado en el antiguo campamento militar de Columbia que todavía conservaba  documentos y símbolos  del ejército  de la dictadura, un grupo de jóvenes oficiales del Ejército Rebelde iniciaban las acciones  del Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde (DIER), por indicaciones del máximo líder de la Revolución, Comandante Fidel Castro Ruz.

Matanzas es una ciudad predestinada a ser turística –afirmó Leonel Pérez Orozco, Conservador de la primera urbe moderna en Cuba-, porque, además de todos sus aportes a la cultura, mantiene un equilibrio perfecto entre los paisajes naturales y la arquitectura.

La primera sensación que recuerdo cuando intenté levantarme al día siguiente fue un ardor insoportable, como si algo allá en la herida me estuviera quemando. ¡Muchacha, esos son los tejidos estirándose!, decían en tono de explicación abreviada y escasamente estimulante.