La Habana, Lunes 25 de Marzo de 2019 06:06 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Viñales, entre encantos y rarezas

Compartir :
Tamaño letra:

vinales.jpg

Viñales, 2 abr (ACN) Parajes plagados de especies autóctonas de flora y fauna, sin ejemplares letales para el hombre y llenos de historia, invitan a andar los trillos del Valle de Viñales, en la provincia de Pinar del Río, declarado por la UNESCO Paisaje Cultural de la Humanidad.
  Cada vez más crece el afán de cubanos y extranjeros por  recorrer rutas que, en algunos casos, tuvieron como primeros huéspedes a emigrantes europeos y sus esclavos, radicados en Vueltabajo centurias atrás.
  Los senderos ofrecen entre sus principales atractivos la observación de aves, su flora matizada por el endemismo, y  aspectos geológicos e históricos y culturales.
 Cautiva al caminante la apreciación de las rocas, los enigmáticos mogotes dispersos en el profuso valle y de manera especial exponentes del mundo vegetal, que constituyen verdaderas rarezas.
  Es el caso de la llamada Palma corcho, considerada un fósil viviente por su origen prehistórico, endémica de esta región más occidental de Cuba, la cual fue declarada Monumento Nacional Natural, condición que la distingue como reliquia botánica.
  Procedente del período jurásico, la Microcyca calocoma  -su nombre científico- es  la única especie vegetal que logró sobrevivir a los complejos procesos de petrificación y de mineralización ocurridos en nuestro planeta hace millones de años.
  Puede encontrarse en zonas intrincadas de ese territorio formando colonias, que son bien cuidadas, toda vez que la planta permanece en estado crítico de extinción, según páginas digitales y pertenece a las cícadas de la familia Zamiaceae y única de su género.
  Su nombre popular lo debe a la constitución esponjosa de su tronco, en tanto la palma alcanza como promedio unos cinco metros de altura, con diámetro hasta de 60 centímetros y sus hojas, también llamadas pencas, tienen la forma de una copiosa y verde corona.
  A su declive contribuyó la tala excesiva a inicios del pasado siglo, causa principal de su casi desaparición, pero en la actualidad se cuida y preserva para que las futuras generaciones puedan contar con esa reliquia.
  Ella es uno de los prototipos que adornan el paisaje matizado por los casi exclusivos mogotes de esa zona pinareña,  donde crecen otras rarezas como la bonita de la sierra, un ejemplar curioso que muere cuando termina su floración.
   Se asemeja a un helecho arborescente, por su tronco recto, con un penacho de hojas en su extremo, pero sus ramos de flores rosadas, entre otras características, permiten identificarla con exactitud, al decir de expertos.
   Los rosáceos ramilletes nacen sólo cuando la planta es adulta, de 15 a 20 años, y marcan el principio del fin para el vegetal que florece una vez en su vida y fenece.
  Pero Viñales posee además otros encantos, al radicar allí los mayores sistemas cavernarios de Cuba,  como es el caso de la Gran Caverna de Santo Tomás, mientras en la profusión de espeluncas sobresale la Cueva del Indio, atravesada por el río San Vicente.
  A 1870 se remonta la fundación de su centro urbano, que  agradeció su auge económico al animado comercio de cabotaje realizado a través de Puerto Esperanza, antiguo embarcadero de San Cayetano, y aún conserva su aire colonial y es orgullo de los lugareños.
  Célebre  por la hermosura de sus parajes, su valle escoltado por mogotes, que algún poeta comparó con elefantes dormidos, atrae hoy a viajeros de múltiples latitudes, interesados en conocer la zona, una de las de mayor antigüedad de Cuba.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar

Especiales (3)

Según los sabios es Matanzas una de las provincias cubanas más vulnerables al cambio climático, de ahí que no haya tiempo para dormirse en los laureles ante el peligroso fenómeno cuando se trata de poner a resguardo vidas y recursos.

Manuel Sanguily Garrite, quien alcanzó el grado de coronel del Ejército Libertador en la Guerra de los 10 años contra el dominio colonial (1868-1878), además de patriota, fue un intelectual brillante y un político honrado que dejó profunda huella en la historia nacional.

Era el 14 de enero de 1959, y en un local ubicado en el antiguo campamento militar de Columbia que todavía conservaba  documentos y símbolos  del ejército  de la dictadura, un grupo de jóvenes oficiales del Ejército Rebelde iniciaban las acciones  del Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde (DIER), por indicaciones del máximo líder de la Revolución, Comandante Fidel Castro Ruz.

Matanzas es una ciudad predestinada a ser turística –afirmó Leonel Pérez Orozco, Conservador de la primera urbe moderna en Cuba-, porque, además de todos sus aportes a la cultura, mantiene un equilibrio perfecto entre los paisajes naturales y la arquitectura.

La primera sensación que recuerdo cuando intenté levantarme al día siguiente fue un ardor insoportable, como si algo allá en la herida me estuviera quemando. ¡Muchacha, esos son los tejidos estirándose!, decían en tono de explicación abreviada y escasamente estimulante.