La Habana, Martes 20 de Agosto de 2019 02:39 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

En Brasil "chocaba" el abandono al paciente y la poca humanidad de los médicos

Compartir :
Tamaño letra:

1215--medicos-cubanos.jpg

 Pinar del Río, 15 dic (ACN) Luego de dos años y dos meses en el municipio de Governador Valadares, del estado brasileño de Minas Gerais, el doctor Lázaro Borrego Tumbeiro afirma que le “chocaba” el abandono al paciente y la poca humanidad de los profesionales de la salud en el gigante sudamericano, porque a la mayoría de ellos solo les importa el dinero.
    El pinareño especialista de primer grado en Medicina General Integral y Máster en Emergencias Médicas en Atención Primaria de Salud, aseveró a la ACN que su participación en el Programa Más Médicos le permitió apreciar la humildad y carencia de servicios de salud en las comunidades, caracterizadas por la sencillez y el respeto de su población.
   Trabajé en cinco puestos de salud y nos decían que como los médicos cubanos no había otros, pues nunca antes fueron tratados con dedicación. “Usted es un regalo, un verdadero profesional”, me manifestaban las personas.
    Además de las consultas habituales, laborábamos con los grupos vulnerables de la localidad, como es el caso de hipertensos, diabéticos, embarazadas, adolescentes, a los cuales les impartíamos charlas educativas sobre diversas enfermedades, añadió.
   Formábamos parte de una Estrategia de Salud Familiar, o sea, un equipo integrado por un médico, una enfermera, cinco agentes comunitarios de  salud y un Núcleo de Apoyo a la Salud Familiar- acotó- este último con estomatólogo, psicólogos, profesores de educación física y trabajadores sociales.
   Muy similar al de Cuba, el mecanismo de trabajo implementado se basaba en una atención puramente básica, primaria, a partir de la prevención y diferente al de Brasil, precisó quien anteriormente colaboró en Venezuela y África.
   El quehacer fue muy satisfactorio y nadie puede negar que ayudáramos a mejorar considerablemente los indicadores de salud, como la mortalidad infantil y materna, a pesar de las calumnias del presidente electo Jair Bolsonaro hacia los profesionales cubanos.
   Las gestantes aseguraban que en las consultas prenatales no les explicaban ni las atendían como nosotros, pues algunas tenían ginecólogos privados, remarcó Borrego Tumbeiro.
   En Governador Valadares son muy frecuentes las enfermedades de transmisión sexual, y uno de los problemas más recurrentes fue la sífilis en embarazadas, principal causa de muerte infantil en el municipio.
   También eran comunes las dolencias crónicas no transmisibles debido a sus estilos de vida y hábitos nutricionales, por lo que tuvimos que conversar mucho con ellos y eso nos dio buenos resultados.
   Tratamos también patologías que en Cuba no se ven, como la enfermedad de Chagas, Leishmaniasis, entre otras.
   Rememora lo ocurrido a un paciente que fue al hospital y le diagnosticaron una hernia, sin ser examinado por el médico, solo a partir de lo dicho al especialista; cuando en realidad tenía un linfoma en la región inguinal, detectado en el puesto de salud del Más Médicos.
   También el caso de María Lucia, una señora hipertensa, siempre descompensada, y luego de que yo comencé a trabajar su hija la llevó para ser examinada, y tras los análisis descubrimos una diabetes, no detectada anteriormente, la cual contribuía a la inestabilidad de su tensión arterial, dijo.
    Comenzamos con charlas educativas, le indicamos ejercicios y que mejorara su nutrición. El día de mi regreso su hija fue a despedirme al aeropuerto y me dijo “doctor, mi mamá no deja de llorar, está como los niños chiquitos, que se duermen llorando, porque no puede creer que va a llegar al puesto de salud y no lo va a ver más”.
   Para ellos fue un golpe bien difícil, porque no creían que nos fuéramos, decían “ahora cómo nos adaptamos a un nuevo médico que no sea cubano”, ese que tan cariñosamente nos trató e hizo una relación especial, siendo más que médicos, una familia, indicó.
   Cuando usted ve que el resultado de su trabajo ha calado profundamente en el paciente, eso es lo más importante para un médico - resaltó el doctor Lázaro-,  y eso no lo voy a olvidar.
   Brasil me deja la contradicción de un país tan rico en recursos y tan carente en salud pública. Llegamos a lugares en los que nunca se vio un médico en un hogar, y eso lo comparamos con Cuba, más pobre económicamente y que apuesta por el bienestar de su pueblo.
   Me queda de recuerdo la nobleza de la gente que tan acogedoramente nos recibió y con tantas lágrimas nos despidió.
    Todos los pacientes te daban una experiencia diferente, muy bonita, porque te demostraban el cariño y agradecimiento hacia ese personal que los miraba a los ojos, los tocaba, conversaba con ellos; el médico que se levantaba de su silla para ayudar a sentar al paciente.
   Ahora en Cuba continuaré mi trabajo, pues un médico siempre tiene compromiso con el pueblo que te acoge con mucho cariño, humildad, demuestra que eres una persona muy valiosa y ponen sus vidas en tus manos, concluyó.
 
Fotos, audios y video disponibles para este despacho