La Habana, Sábado 23 de Marzo de 2019 10:51 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

Adoro mi Cuba y me muero con la Revolución, dice cooperante en Brasil (+Videos)

Compartir :
Tamaño letra:

1201--medicos.jpg

La Habana, 13 dic (ACN) Soy formada por la Revolución y me muero con la Revolución, adoro mi Cuba y no la dejo por nadie, afirmó la Doctora Janycatriz Petiny García, de Santiago de Cuba, quien regresó de Brasil, donde cumplió misión mediante el Programa Más Médicos.
   En mi opinión, la decisión que tomó el Ministerio de Salud Pública es muy acertada, adecuada, y estuvimos de acuerdo en recoger rapidísimo nuestras cosas, en menos de una semana, comentó en exclusiva con la Agencia Cubana de Noticias la doctora Petiny García, quien con este suman cuatro países donde ha llevado salud y bienestar a pueblos necesitados.
   Estuve en Guyana  ante una emergencia que fui seleccionada en 2003, tres meses de trabajo, regresé y en breve me incorporé a otra misión en la República Popular de Ghana. Posteriormente estuve en  Venezuela y allí permanecí  tres años de misión y después en Brasil, donde ya llevaba dos años, precisó la especialista en Medicina General Integral, que se desempeña en el policlínico Josué País García en la Ciudad Héroe.
   El pueblo ha quedado muy triste, allí las personas lloraron como si fueran familia nuestra, ellos van a sentir mucho la pérdida de los galenos de la isla porque a veces nunca habían visto un médico en su casa.
   Cuando nosotros llegábamos a hacer las visitas no sabían que brindarnos, porque tenían pena, pues decía: cómo un médico puede comer algo en mi casa, expresó la galena.
   Ha sido una experiencia muy linda y es una gran pena que el pueblo brasileño haya perdido los médicos cubanos pues los brasileños ven al paciente, no lo miran, toman el nombre en una hoja y escucha con la cabeza baja sin mirar lo que tiene, expresó.
   A diferencia de los profesionales cubanos que ponemos al paciente al lado para tomarle la presión, examinarlo, lo acostamos en una mesa para tocar el abdomen y hacer una auscultación y era lo que ellos amaron de nosotros, recalcó.
   Algunos pacientes se sintieron como hermanos, otros como padres con la atención brindada por los médicos cubanos, tanto para ellos como para nosotros ha sido muy triste, reiteró la doctora de 49 años, quien es casada con un cardiólogo y tiene una hija de 10 años.
   He pisado cuatro veces el exterior y la frialdad no es el calor que tengo en Cuba, así que nunca la voy a dejar, sentenció la doctora santiaguera, orgullosa de esta tierra que la vio nacer.