All for Joomla The Word of Web Design

Irma provoca afectaciones al servicio eléctrico en Pinar del Río

Pinar del Río, 10 sep (ACN) Varios municipios de la provincia más occidental cubana se mantienen sin servicio eléctrico debido al impacto de Irma que provocó averías en las redes de distribución.
Aún permanecen sin esa prestación los territorios de Mantua, Viñales y La Palma, según se informó en una reunión del Consejo de Defensa Provincial, en la cual se evaluaron los daños ocasionados por el meteoro, que afectó con vientos de tormenta tropical a la porción oriental de Pinar del Río.
Durante una visita de un equipo de trabajo de la ACN a los norteños municipios de Viñales y La Palma, se constató la efectividad de las medidas preventivas adoptadas y la disciplina de la población, con experiencia en el enfrentamiento a este tipo de fenómeno, sobre todo tras el paso por esos territorios de Gustav e Ike, el primero uno de los más fuertes ciclones que han afectado al país.
Camino a una de las zonas más vulnerables de La Palma, la playa Pajarito, daños al follaje y la casi total devastación de una parcela de frutales, delataron las huellas del organismo tropical.
En la playa se aprecian perjuicios en cubiertas ligeras de algunas casas rústicas muy cercanas al litoral y de la cafetería del caserío costero.
Años observando el tiempo desde su barco, dotaron de sabiduría al pescador Luis Alberto Sánchez, quien aseguró que en la madrugada hubo ligeras penetraciones del mar, entre cinco a seis metros, en tanto las olas alcanzaron una altura de aproximadamente tres o cuatro metros.
Anteriormente, en conversación con Benito Carrasco, jefe del órgano de Defensa Civil, habló de las bondades del sistema de alerta temprana y la amplia red de pluviómetros que permite valorar con inmediatez los riesgos y adoptar las medidas pertinentes.
En Viñales, en el poblado pesquero de Puerto Esperanza, dos botes bien preservados a la vista del transeúnte, hablan a favor de las precauciones de sus habitantes.
Muchos de los ellos no durmieron pendiente de las oscilaciones del mar, que entrada la noche elevó su nivel y sobrepasó el muelle de los bañistas y dejó sobre sus tablones los rastros de sargazos.
Dijo que las embarcaciones fueron protegidas como de costumbre en estos casos en un pequeño cayo cercano y observó que las olas pugnaban aún al final de la manana por invadir terreno ajeno, pero sin lograrlo.
En ambos territorios, sus habitantes transmitieron la apreciación de que tanto los registros lluviosos como la fuerza de los vientos, afortunadamente se quedaron por debajo de sus expectativas.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar