La Habana, Sábado 23 de Septiembre de 2017 05:51 pm

 ACN Hoy     Huracán irma     Elecciones                                                                  Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

Jaronú cuenta su historia después de Irma (+Fotos)

Compartir :
Tamaño letra:

0913-jaronu4.jpg

Camagüey, sept 13 (ACN) Luz María Hernández, Taquita, como todos la conocen en su natal Jaronú, jamás pensó a sus 83 años ver una imagen tan desoladora aquella mañana del sábado 9 de septiembre cuando Irma ya había dejado a su paso por allí, la noche anterior, lamentables destrozos en toda la infraestructura del batey.  
  Por más de nueve horas se encaprichó  con vientos sostenidos de hasta 104 kilómetros por hora y rachas superiores a los 200, llevándose a su paso, parcial o totalmente, techos de hogares, parte de la cubierta del central Brasil, justo frente de su hogar, así como también numerosos árboles, muchos de ellos sembrados por los primeros pobladores del lugar .
   La casa, heredada de sus suegros, construida en los primeros meses de 1920, era de referencia para todos en el pueblo por su grado de conservación.
   Una vida entera dedicada a mi hogar y ahora casi lo tengo en el piso, lamentaba la octogenaria quien rememora haber vivido ahí desde su matrimonio en la década de 1950 cuando su esposo, tornero B del central, siempre estuvo entre los obreros más destacado hasta su retiro en 1993.
   El antiguo Central Jaronú, construido en la segunda década del pasado siglo, hoy Empresa Azucarera Brasil, fue el mayor productor de azúcar del mundo, cuando se inauguró y durante la década de 1950 el ingenio con mayor capacidad de molienda de Cuba.  
    Su batey era uno de los mejores conservados del país y por su singular arquitectura y estructura fue declarado en 2011 Monumento Nacional.
   Como Taquita, decenas de familias en esa localidad, perteneciente al municipio de Esmeralda, aunque lamentan sus pérdidas confían en que  podrán recuperarse, pues lo más importante es que estamos vivos y entre todos podemos ayudarnos, comentó con la humildad que la caracteriza.
   La anciana rememora que nunca antes ahí se habían sentido tan fuertes los avatares de la naturaleza, ni siquiera cuando en 1963 el ciclón Flora también hizo sus estragos, y en su hogar ahora casi en ruinas, dio refugio a más de 60 personas.
   Su nieta, con solo 14 años, le da fuerzas a la abuela para que el ánimo que siempre la ha caracterizado no decaiga, mientras, llegan otros vecinos a ayudarle a limpiar su patio y recoger las tejas que antes, sobre altos puntales de madera preciosa, techaban su hogar.
   En momentos así, cuando los ánimos decaen ante el desastre ocasionado, ese que no se puede impedir, la fuerza que entre todos  brinda  la solidaridad que caracteriza a los cubanos,  y la seguridad de que nadie será olvidado, es la que permite,  seguir adelante, mientras llega la ayuda material que la Revolución cubana brinda  ante este tipo de fenómenos para poder resarcirse de los daños. 

0913-jaronu.jpg

0913-jaronu2.jpg

0913-jaronu3.jpg

 

0913-jaronu5.jpg

0913-jaronu6.jpg

0913-jaronu7.jpg

0913-jaronu8.jpg

0913-jaronu9.jpg

0913-jaronu9.jpg10.jpg