All for Joomla The Word of Web Design

Los signos de interrogación y exclamación

 

2507-SIGNOS.jpg

 Al igual que otros signos, los de interrogación y exclamación son dobles, por lo que hay uno de apertura y otro de cierre. En idiomas como el inglés, el francés, el portugués, entre otros, solo se emplea el signo de cierre, que así era también en español, hasta que en la segunda edición de la Ortografía (1754) declarase preceptivo iniciar las preguntas con un signo de interrogación de apertura y terminarlas con el de cierre ya existente, al tiempo que se ordenaba lo mismo para los signos de admiración; pero tal adopción –con una gran carga subjetiva– especificaba que los signos al inicio solo eran necesarios en el caso de oraciones largas, no así cuando eran cortas.

Esta curiosa diferenciación perduró hasta la decimosegunda edición del Diccionario (1884), en que ambos signos –tanto de apertura como de cierre– se hicieron obligatorios sin importar la longitud de la oración.

El signo de apertura se situará donde comienza la pregunta. Los signos de interrogación y de exclamación se escriben pegados a la primera y a la última palabra del período que enmarcan, y separados por un espacio de las palabras que los preceden o los siguen; pero si lo que sigue al signo de cierre es otro signo de puntuación, no se deja espacio entre ambos. Veamos algunos casos:

El signo de apertura se situará donde comienza la pregunta o la exclamación: De no ser así, ¡cuánto lo vamos a sentir!

En el caso de la conjunción adversativa pero, puede preceder a la secuencia interrogativa o exclamativa o incluirse en ella: Pero, ¿qué haremos entonces? (¿Pero qué haremos entonces?)

Cuando el vocativo aparece al principio del enunciado, no se incluirá el signo de apertura: Carlos, ¿cuántas semanas durará el curso? / Amigo, ¡qué placer nos causó tu llamada!

Pero lo hará si está al final: ¿Cuántas semanas durará el curso, Carlos? / ¡Qué placer nos causó tu llamada, amigo!

De aparecer varias preguntas breves y seguidas, pueden considerarse oraciones independientes con sus signos de apertura y cierre, y comenzar con mayúscula cada una de ellas, o separarlas por comas al valorarse como un enunciado único: ¿Qué hiciste? ¿Dónde ocurrió? ¿Cómo lo lograste? (¿Qué hiciste?, ¿dónde ocurrió?, ¿cómo lo lograste?).

Toda interjección o locución interjectiva (¡Santo Dios!, ¡Rayos y truenos!...) se escribirá entre signos de exclamación. Si aparece al inicio puede separarse del enunciado con un punto o una coma en dependencia de la relación y de la extensión de la pausa:¡Ah!, no me hace ningún favor. / ¡Bah! Lo que sucedió pudo haber ocurrido antes. / ¡Por el amor de Dios!, no sigan discutiendo. / ¡Chao, señores! Nos veremos pronto.

Cuando es breve la misma interjección y más de una, los signos de exclamación las encierran a todas: Llegué primero que tú, ¡ja, ja, ja! / ¡Ay, ay, ay! ¿Se curará?

Se utilizará el signo de interrogación de cierre detrás de una expresión cuando exista duda, que por lo general se traduce como ironía: Nos dijo que hizo el doctorado (?) en su pueblo natal (!).

El sentido del enunciado puede a la vez llegar a ser interrogativo y exclamativo, por lo que podrá abrirse con exclamación, cerrar con interrogación, o viceversa: ¡Cómo pudiste hacerlo? / (¿Cómo pudiste hacerlo!).

O abriendo y cerrando con los dos: ¿¡Qué estará tramando!? / (¡¿Qué estará tramando?!).

No es raro tampoco ver dos o más signos de exclamación para marcar un mayor énfasis: ¡¡¡Tierra o sangre!!!

Cuando hay dudas en una fecha, se acostumbra encerrar la cifra entre signos de interrogación o al final de la que resulta dudosa: Santiago Pita (¿1693?-1755) es el autor de El príncipe jardinero y fingido Cloridano. / (Santiago Pita (1693?-1755) es el autor de El príncipe jardinero y fingido Cloridano).

Si se desconoce el año de nacimiento se marca entonces con una interrogación de inicio: Juan de Valdés (¿-1541) es el autor de Diálogo de la lengua.

De ignorarse el año de nacimiento y muerte se representan por la apertura y el cierre de la interrogación: Homero (¿-?), poeta épico griego, es el supuesto autor de la Ilíada.

Los signos de interrogación y exclamación pueden ser contiguos con cualquiera de los signos de puntuación, con excepción del punto.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar