All for Joomla The Word of Web Design

Las comillas

 

2507-COMILLAS.jpg

Las comillas constituyen un signo de puntuación que adopta diferentes formas y nombres: comillas angulares, latinas o españolas (« »), inglesas (“ ”) y simples (‘ ʼ), y en ese orden es que deben aparecer. En textos impresos hay quienes emplean solo las inglesas, pese al inconveniente de disponer únicamente de las comillas simples de tener que volver a entrecomillar otras partes dentro de lo ya entrecomillado.

Las comillas responden a diferentes enfoques formales dados a una parte del texto, aun existiendo normas que establezcan cuándo aplicarlas. Su empleo alterna con otras formas, sea en libros, publicaciones periódicas u otros impresos. Cualquiera que sea el criterio escogido, en un texto debe primar el mismo tratamiento, de ahí que en el uso de las comillas se pueda acoger un grupo de normas:

Se recomienda utilizar en primera instancia las comillas angulares, reservando los otros tipos para cuando deban entrecomillarse partes de un texto que ya lo ha sido. En este caso las comillas simples se emplearán en último lugar: «Nos dijo: “Llegué tarde porque el ‘almendrónʼ se rompió”».

Para encerrar citas textuales: Fernando Ortiz escribió: «Cuando llegaron los primeros negros a Cuba encontraron ya difundida la creencia en la posesión demoníaca del enfermo, no solamente entre los blancos, sino también entre los indígenas».

Cuando la cita consta de dos o más párrafos, a partir del segundo, y al comienzo de cada uno de ellos, abrirán comillas de seguir, que son de cierre: En El fuego de semilla en el surco escribe Raúl Roa del mal que aquejaba a Rubén Martínez Villena: / «Los cuchillos traperos de los altibajos del tiempo lo hieren pocos días después. Fuerte enfriamiento, primero; después, bronquitis endemoniada; luego, neumonía. / »Se ahondó la caverna del pulmón derecho y se reavivaron las lesiones del izquierdo. Más de quince libras bajó durante la enfermedad».

Cuando se intercala un comentario que no forma parte de la cita, este debe enmarcarse entre rayas, sin necesidad de cerrar las comillas para volverlas a abrir después del inciso: «Martí –decía Enrique Collazo– era un hombre ardilla; quería andar tan de prisa como su pensamiento».

Para indicar que una expresión es impropia o con ella se ironiza: Hay que «enjaguar» la ropa. Sabemos que él es muy «modesto».

Paca citar los títulos de artículos de publicaciones periódicas, de conferencias y los capítulos de un libro: Salió publicado en la revista bajo el título «Los caracteres barrocos en la arquitectura cubana». / La conferencia «El español en Puerto Rico» generó un gran debate. / Debes buscarlo en el capítulo titulado «Pensamiento y

palabra».No deben omitirse las comillas de apertura si preceden a una capitular: «Solo lo difícil estimula», aseveró Lezama Lima.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar