All for Joomla The Word of Web Design

La coma

 

3005-COMA.jpg

Por ser la coma un signo presente en muy variados contextos y la variedad de usos que contempla, son múltiples las dificultades con las que se enfrenta. Es su función básica delimitar las unidades lingüísticas inferiores al enunciado. Se escribe pegada a la palabra y separada por un espacio de la palabra o signo que le sigue.

Tradicionalmente el uso de la coma se vincula a una pausa breve en la cadena hablada; pero duración de la pausa que depende muchas veces de las características respiratorias del hablante en un entorno determinado.

En un enunciado la presencia de la coma puede ser opcional u obligatoria o distintiva.

En el primer caso puede depender del gusto o la intención de quien escribe. Tales diferencias afectan el enfoque que se da al mensaje, a los diferentes matices expresivos o a la claridad del texto, lo que como consecuencia no se ha de hablar entonces de puntuación correcta o incorrecta. Tiene hambre, porque no ha comido (Tiene hambre porque no ha comido). / No creo que, esta vez, alguien pueda admitirlo (No creo que esta vez alguien pueda admitirlo).

Se sugiere –eso sí– un empleo racional y equilibrado del uso de la coma, evitando que sea tanto por defecto o por exceso en aras de no entorpecer la legibilidad del texto.

De muy marcada diferencia es la obligatoriedad en el uso de la coma cuando modifican las relaciones sintácticas.

Veamos, sin embargo, algunos casos en los que su uso se ha establecido:

  1. En el vocativo –esto es, cuando se nombra o llama a una persona– para separarlo del resto del enunciado, y que puede estar al inicio, al final o en el medio de una oración: Amigos, es hora de despedirnos. / Nadie sabe lo que ocurrió, María. / Hay que estudiar, queridos alumnos, la obra de Carpentier.
  2. Para delimitar algún texto de variada índole, que se haya añadido: Es necesario, pues, conocer la verdad. / La ortografía, como se ha dicho, tiene una gran carga visual. / Ella, que sabía dónde se guardaba el sobre, decidió no abrirlo.
  3.  No se deberá escribir el signo de coma entre sujeto y verbo, a excepción de cuando el sujeto constituye una enumeración que se cierra con etc.: Las conferencias, las visitas, los participantes, etc., fueron de mucho valor.
  4. Se recomienda el uso de la coma en los casos en que el complemento sea extenso: Después de conocer las causas que originaron el delito, el juicio quedó pospuesto para sentencia.
  5. Para separar todos los miembros gramaticalmente equivalentes de una enumeración que quedan inconclusos y también antes de etc.: Llegó agitado, nervioso, sediento. / Se habló de música, danza, poesía, etc.
  6. Si la enumeración concluye, la coma ante el último miembro se sustituye por la conjunción y (e), y por la o (u): Sus colores preferidos son el azul, el verde y el amarillo. / Habla francés, alemán e inglés. / No sé si vaya al museo, a la galería o al teatro. / ¿Hablará Nelson, Rafael u Horacio?
  7. Sin embargo, en el caso de una serie de elementos negativos unidos por la conjunción ni, se pondrá siempre una coma delante de cada una de ellas: No es una obra impresionista, ni surrealista, ni cubista.
  8. Pero cuando se expresan contenidos sin una estrecha relación, es común una coma delante de la conjunción: Les leyó el reglamento, las medidas disciplinarias, y se fueron convencidos.

Asimismo, al enlazar la conjunción los miembros de una enumeración acabada, sin que sea así con el último: Vino el lunes, el jueves y el sábado, y no se le vio más. / No sabe si ir a la fiesta o a la playa, o quedarse leyendo.

En la siguiente sección proseguiremos con el uso preceptuado de la coma.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar