All for Joomla The Word of Web Design

La supresión de la tilde

 

En este contexto, una atención independiente merece en la acentuación, por su frecuencia de uso, la tilde diacrítica en determinados casos, como en la voz solo –que puede tener valor adverbial y valor adjetivo– y en los pronombres demostrativos.

En el caso de solo, la Ortografía académica de 1999 decía que si quien escribe percibe riesgo de ambigüedad, llevará tilde en su uso adverbial: Viaja sólo (solamente) los lunes, no así cuando es adjetivo: Viaja solo (sin compañía) los lunes; sin embargo, en la última Ortografía (2010) se decidió que en este caso podrá prescindirse de la tilde, cuando dice que las posibles ambigüedades deberán ser resueltas por el propio contexto comunicativo para que únicamente sea admisible una de las dos opciones interpretativas.

2604-ORTOGRAFIA.jpg

En el caso de los pronombres demostrativos –este, ese y aquel con sus femeninos y plurales– funcionan como pronombres (ese es mi hermano) o como determinantes, es decir, artículos, demostrativos, posesivos y cuantificadores, entre otros (aquellas personas).

Al ser palabras llanas terminadas en n, s o vocal, no llevarán tilde, como tampoco las formas neutras de estos pronombres: eso, esto y aquello. Otro caso corresponde al adverbio aún/aun, que puede pronunciarse como palabra tónica con hiato (a-ún) y todavía como significado: No ha llegado aún, o como palabra átona con diptongo (aun), cuando equivale a hasta, también, incluso (o siquiera con negación), se escribirá sin tilde: Aun los sordos habrán de oírme.

Tampoco llevará tilde en el modo conjuntivo aun cuando: Aun cuando se lo dije, no lo agradeció.

En la Ortografía de 1999 aparecía que se tildara la conjunción disyuntiva o –que se venía haciendo desde la segunda edición de 1754– cuando se escribía entre dos cifras con el fin de no confundir la o con el guarismo correspondiente al número cero. Así, se escribía 6 ó 7 para poder distinguir la expresión disyuntiva del número 607.

Al ser la conjunción o siempre átona, la tilde solo se sostenía por razones gráficas; pero es de mucho poder advertir que el 0 es de mayor tamaño que la o, y que en el número no media espacio entre ambas cifras. Para corregir esta anomalía, en la Ortografía de 2010 se suprime el uso de la tilde en la conjunción o entre cifras.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar