All for Joomla The Word of Web Design
03
Junio Miércoles

El acento

 

2604-DICCIONARIO.jpg«El acento –dice la última edición del Diccionario de la lengua española– es el relieve que en la pronunciación se da a una sílaba, distinguiéndola de las demás por una mayor intensidad, una mayor duración o un tono más alto».

Es la mayor intensidad con que se hiere determinada sílaba al pronunciar una palabra; es, por tanto, la fuerza de pronunciación mayor que una palabra tiene en una de sus sílabas. A esta sílaba se le llama tónica y al resto átonas. Según el lugar que ocupa en ellas la sílaba tónica, las palabras se clasifican en agudas, llanas o graves, esdrújulas y sobresdrújulas.

En español son tónicas por lo general los sustantivos, los adjetivos, los verbos, la gran mayoría de adjetivos, los pronombres personales, los demostrativos, los posesivos, los interrogativos y exclamativos, los indefinidos, los numerales, algunas conjunciones.

Algunos, sin embargo, carecen de sílaba tónica, llamándoseles entonces palabras inacentuadas o átonas, por lo que se unen, a los efectos de la pronunciación, a la palabra tónica que le sigue o le precede. En español son átonas –algunas con características individuales de acompañamiento–, los artículos, las conjunciones, los adverbios, los pronombres personales, las preposiciones –excepto según–, los relativos.

Este realce con respecto a las demás que la acompañan se llama acento prosódico, de intensidad, tónico o fonético, que permite distinguir palabras diferentes como estímulo, estimulo, estimuló. Con el acento prosódico se alude únicamente al acento léxico, el acento primario que opera en el marco de la palabra. Cuando ese destaque se grafica, es decir, se coloca la tilde, entonces se habla de acento gráfico u ortográfico. «La sílaba –recoge el mismo Diccionario– es la unidad de la lengua compuesta por uno o más sonidos articulados que se agrupan en torno al de mayor sonoridad, que por lo común es una vocal».

En la estructura de una sílaba se distinguen dos partes: un núcleo –constituido en español por elementos vocálicos imprescindibles para formar una sílaba– y dos márgenes silábicos consonánticos, uno que precede al núcleo y otro posterior. Desde el punto de vista fonológico, las sílabas pueden clasificarse en átonas/tónicas y abiertas/cerradas. El español, al igual que otras lenguas, es de acento libre, ya que la sílaba tónica puede ocupar diferentes posiciones. De ahí que ella se coloque siempre sobre el núcleo vocálico –o, si son varias, sobre una de ellas–.

Fonológicamente, en sentido general las sílabas pueden ser abiertas o cerradas. Una sílaba se llama abierta si acaba en vocal, y cerrada si lo hace en consonante. En muchas lenguas es importante distinguir entre sílabas abiertas o cerradas porque eso puede condicionar la calidad de la vocal, la posición del acento, etc. En español casi todas las palabras tienen una sílaba tónica (esperanza, lujuria, árbol), y raramente tienen dos, como los adverbios terminados en –mente (eficientemente). El único acento que tiene en cuenta el sistema ortográfico es el que recae sobre la sílaba tónica de la palabra.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar