All for Joomla The Word of Web Design

Diccionarios del español de Cuba

 

Con la declaración de independencia de las colonias españolas surge la formación de corporaciones en las nuevas repúblicas que emergían bajo el principio del panhispanismo o hispanoamericanismo. Nacen así las llamadas Academias Correspondientes, siendo la primera en América la Colombiana de la Lengua, remontada a 1871, seguida por la Ecuatoriana y la Venezolana. 

El español de América es bastante homogéneo en los niveles cultos por disponer de una gramática común, aunque en el habla popular las

0702-diccionario.jpg

diferencias entre las diferentes zonas son notables. Al ser el mayor medio de comunicación en muchos países, en cada uno de ellos se emplea con características propias.

En el de Cuba se refleja, como similar parentesco en otros, fundamentalmente en la entonación, en el vocabulario, en la forma en que son articulados algunos sonidos como la ye en lugar de elle –conocido como yeísmo–, el seseo, al no diferenciar los fonemas s y z –al igual que c ante e o i–, la relajación de la s al final de sílaba y la formación de sustantivos con el morfema -era.

Estas marcas diferenciadoras, sin embargo, no han impedido la comunicación entre las poblaciones de distintas latitudes del mundo hispano, al primar con fuerza la unidad lingüística.

La variante cubana es, pues, como otras, un rasgo de identidad, y de ninguna manera refleja inferioridad en relación con otras, incluida la de España.

De singular relevancia resultó en 1836 la primera edición del Diccionario provincial de voces cubanas, de Esteban Pichardo y Tapia, que en su cuarta entrega (1875) modificó por Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas. La obra es la primera en América que habla de la flora y fauna, además de describir los usos y costumbres de Cuba.

José Miguel Macías publicará en México el Diccionario cubano, etimológico, crítico, razonado y comprensivo.

Durante el pasado siglo se sumaron otras como Modificaciones populares del idioma castellano en Cuba (1916), de Arturo Montori; Vocabulario cubano (1921), de Constantino Suárez (el Españolito); Léxico cubano. Contribución al estudio de las voces que lo forman (1928), de Juan Miguel Dihigo; Lexicografía antillana (1934), de Alfredo Zayas; Léxico mayor de Cuba (1959), de Esteban Rodríguez; y Nuevo catauro de cubanismos (1974), de Fernando Ortiz; Estudios de lexicología antillana (1980), de José Juan Arrom.

En 2000 se publica, de Antonia María Tristá Pérez y Gisela Cárdenas Molina, el Diccionario del español de Cuba, y en 2016, como resultado de aquel, el Diccionario ejemplificado del español de Cuba.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar