All for Joomla The Word of Web Design

Unidos por la sangre, la voluntad y el oficio de servir, Marisbel León González y su hijo Maidel Luis Milán León aportan esfuerzos para equilibrar la balanza a favor del éxito de Cuba en la batalla contra la pandemia de la COVID-19.

¡Hasta la victoria, siempre! es el llamado de combate de Ernesto Guevara de la Serna, el Che, que hoy sigue resonando con plena vigencia en tierras de la América Nuestra, e incluso del planeta, a 92 años de su nacimiento el 14 de junio de 1928 en Rosario, Argentina.

A 175 años del nacimiento de Antonio Maceo, Cuba evoca al héroe de carne y hueso, al impetuoso patriota con ribetes de leyenda que ha de redescubrirse en la plenitud de su extraordinaria dimensión humana y alcance de su intransigencia revolucionaria, uno de sus más notables legados.

Fermín Valdés Domínguez representa un ejemplo de cuánto significa la amistad y la lealtad en circunstancias difíciles, esos lazos de afectos entre él y José Martí pasaron a la historia a partir de una circunstancia aciaga y dolorosa, en plena adolescencia que tuvo mucho que ver con sus destinos.

Si la lírica del Himno Nacional legó a los cubanos la convicción sublime de que “morir por la Patria es vivir”, su música vibrante los instó al combate desde el primer momento y desde el día 11 de junio de 1868, cuando por primera vez se interpretó públicamente en Bayamo, al final de un Te deum por el Corpus Christie en la Parroquial Mayor de la villa oriental.

Por estos días en que, paralelamente al llamado de actuar con responsabilidad y disciplina para enfrentar con éxito la COVID-19, la dirección del país ha insistido en continuar desatando esos nudos que impiden producir más alimentos a toda costa (y no a cualquier costo, por supuesto), desde los hogares mucho puede aportar la población a este estratégico propósito.

La Asamblea Constituyente cubana fue obligada por Estados Unidos a aprobar la nueva Constitución de la República el 12 de junio de 1901, con el anexo de la Enmienda Platt como condición para la salida del país del ejército interventor, chantaje con que se inició la etapa más perversa de la historia de sumisión y explotación de Cuba por el imperialismo yanqui.

Unos 400 metros cuadrados alrededor de su casa le bastan al cubano Orlando Pérez Asencio para proveer de alimentos frescos la mesa familiar y aportar a sus vecinos del reparto Guillermo González Polanco, en este poblado oriental, cabecera del serrano municipio de igual nombre.

Desde hace unos días comenzó a circular por el barrio del reparto Flores, en el municipio capitalino de Playa, la información de que se repartirían turnos por los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) para las colas de las tiendas en CUC.

El 12 de junio de 1955 nació el Movimiento Revolucionario 26 de julio, en una reunión clandestina de la joven vanguardia patriótica liderada por Fidel Castro, celebrada en La Habana, con la finalidad de extender su influencia a todo el país y preparar el camino de la insurrección armada, única vía posible entonces para la liberación nacional.

No niego que es preferible el correo electrónico a la carta con sobre y sellos timbrados, ni que gracias a Internet, a la televisión, a los videos podemos estar al día de cuánto acontecimiento ocurre en el mundo, pero estas facilidades no deben aislarnos, crearnos un ambiente de campana de cristal donde prime el hermetismo, se requiere reafirmar lazos de unión familiar.

En una batalla contra el tiempo, en la cual no pocos gobiernos e instituciones internacionales y científicas apuestan ante todo por salvar vidas, y a otros, incluyendo empresas trasnacionales, les interesa más sacar ventajas económicas, se debate hoy día la humanidad en la búsqueda de una vacuna efectiva contra el SARS-CoV-2, virus causante de la enfermedad COVID-19.

Una consigna solo es imperecedera cuando interpreta fielmente la decisión de un pueblo de mantener la soberanía, sus valores patrios y su propia existencia a cualquier precio, ante los retos y peligros por muy difíciles que sean las circunstancias históricas que el destino le depara.

 A propósito de celebrarse este siete de junio por segunda ocasión el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos, bien vale la pena detenerse en un proceso de vital importancia para la salud humana, en aras de prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los productos alimenticios.

Más artículos...