All for Joomla The Word of Web Design

La ciencia cubana aporta constantemente a la solución de problemáticas en el país, con ideas y proyectos innovadores, adaptados a las condiciones tanto climáticas como socioeconómicas de la Isla.

“No sólo son nuestros amigos aquellos a quienes vemos casi a diario (…) Si la amistad, más que presencia es compañía, también lo serán aquellos otros con quienes jamás pudimos conversar…”, asegura en su primer libro publicado con Ediciones Vigía el poeta, escritor y ensayista cubano Eliseo Diego, de quien hoy celebramos el centenario de su natalicio.

Quien dude de la grandeza del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia puede apelar a la valoración hecha sobre él por Gonzalo de Quesada Aróstegui, fundador junto a José Martí, del Partido Revolucionario Cubano.

La Constitución del 40 sigue siendo un hito trascendental en la práctica de la jurisprudencia nacional, en defensa del sol moral de la justicia invocado en el siglo XIX por el eminente pedagogo José de la Luz y Caballero, a 80 años de su aprobación, el primero de julio del propio año que le da nombre.

Líder de un proyecto que él mismo ha denominado como ente de nueva creación, Carlos Alberto Suárez Arcos es un hombre dado a la palabra y el análisis, mas estos pilares que avalan su doctorado en Ciencias Filosóficas se traducen en acción cuando se trata de asegurar políticamente procesos que son estratégicos para el desarrollo del país, como es el caso de la educación superior.

Invariablemente se ha ponderado la vocación humanista y solidaria de la Medicina cubana y la actitud altruista de los médicos, enfermeros y técnicos de la salud que han marchado a cumplir misión en diversos países del mundo, sobre todo en parajes inhóspitos, atendiendo hasta comunidades donde nunca había llegado un galeno.

Yo tenía una “barrigota” enorme, estaba en estado avanzado del embarazo de mi segundo hijo, y me fui para la cobertura periodística del cumpleaños de Elián, aquel 6 de diciembre de 1999, en la escuela Marcelo Salado, de Cárdenas, con el pupitre vacío.

Con la fatídica irrupción del nuevo coronavirus en el mundo, cada vez más las nuevas tecnologías se hacen imprescindibles en el combate de la enfermedad, además de la propia necesidad de información de las personas ante la constante amenaza del mal y también como medio de entretenimiento en pleno aislamiento social.

La Revolución cubana continuaba con el desarrollo de sus programas sociales -con bloqueo, amenazas, calumnias y sin miedo, como siempre ha sido- cuando Fidel planteó "hacer de Cuba una potencia médica mundial”.

Viajo en el tiempo hasta el atardecer del 28 de junio de 2000 y lo primero que recuerdo es a mis padres, ancianos ya, pero radiantes cual niños con juguete nuevo. Los veo, sí, pegados al televisor igual que millones de cubanos ese día glorioso, saboreando cada detalle del regreso a casa del pequeño Elián González Brotóns.

En la noche del dos de diciembre de 1999, el Comandante en Jefe Fidel Castro recibió en su despacho al trabajador de turismo de Varadero, Juan Miguel González, quien no venía a tratar asuntos de Estado. No, aquel joven de estatura mediana y mirada sincera, visitaba por primera vez el Palacio de la Revolución a instancias de Fidel para explicarle su problema personal que hacía días le quitaba el sueño y que en lo adelante se convertiría en la causa de todo el pueblo cubano.

–Maestra, ya me sé los productos del dos y del 10; mañana se los repaso por aquí mismo por WhatsApp, muchas gracias por las clases virtuales.

Aunque su nombre parece evocar a un caballero añoso y de cierta parsimonia en el porte, el mayor general Donato Mármol, muerto por estas fechas hace 150 años, debido a contingencias de la guerra, y no por una bala enemiga, fue uno de los más impetuosos y corajudos jefes del Ejército Libertador, con sitial entre los padres fundadores de la Patria, a pesar de su juventud.

El reciente anuncio por Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, de que las cooperativas y los trabajadores por cuenta propia pueden exportar a través de empresas estatales especializadas, sin esperar a que estos últimos tengan personalidad jurídica, es una expresión de que el Estado cubano sigue apostando por el sector no estatal, más aun cuando la economía requiere de su mayor protagonismo.

Más artículos...