All for Joomla The Word of Web Design

José Martí, Antonio Maceo y Máximo Gómez, quienes poco antes habían llegado a la manigua para dar el impulso definitivo a la Guerra Necesaria, se reunieron el cinco de mayo de 1895 en la casa del administrador de la colonia de cañas del ingenio La Mejorana, en una zona cercana a Santiago de Cuba, para tratar sobre la estrategia y organización de la Revolución.

En una de estas jornadas en busca de información oportuna ante el enfrentamiento global a la pandemia COVID-19, el equipo de prensa de la Agencia Cubana de Noticias en Matanzas topó con un incendio voraz en un campo de caña, que casi invadía la carretera central antes de llegar al municipio de Jovellanos.

El estrés, la incertidumbre, el temor a que nos diera positivo el PCR realizado tras llegar al Centro de aislamiento de la Cujae -uno de los tantos de La Habana-, la preocupación constante por el estado de salud de mis seres queridos, en particular del hijo varón ingresado con la COVID-19 al adquirirla en su trabajo, y el imperativo de trasmitirle a él serenidad y confianza, han sido en lo personal momentos de mucha angustia en los últimos siete días.

Quiso la naturaleza obsequiar paisajes de gran belleza a la provincia de Pinar del Río, algunos de ellos tan llamativos, que los caminantes suelen detener el paso para admirar su rareza y perfección, como ocurre ante el Bosque de Piedra, situado en las cercanías del poblado de Isabel Rubio, en el municipio de Guane.

José Martí, Antonio Maceo y Máximo Gómez, quienes poco antes habían llegado a la manigua para dar el impulso definitivo a la Guerra Necesaria, se reunieron el cinco de mayo de 1895 en la casa del administrador de la colonia de cañas del ingenio La Mejorana, en una zona cercana a Santiago de Cuba, para tratar sobre la estrategia y organización de la Revolución.

Casi siempre la urgencia está asociada a la prisa, a la necesidad de actuar rápido ante cualquier suceso imprevisto; muchas veces implica celeridad porque se debe auxiliar a un accidentado, o asistir al alumbramiento de una nueva vida, pero esta vez por la COVID-19, la mayor premura es mantener la calma, en casa.

Son tiempos difíciles para Cuba a causa de una pandemia que se empeña por arrebatar vidas en el mundo. Numerosos son los esfuerzos por garantizar la vitalidad de los servicios en medio de un contexto tan complejo, porque se trata del bienestar de 11 millones de personas que desde diversos escenarios luchan por enfrentar la COVID- 19.

El primero de mayo de 2000 el fuerte sol del eterno verano cubano acompañaba el tradicional desfile por el Día Internacional de los Trabajadores en la Plaza de la Revolución de La Habana, que se celebraba en un particular contexto de la historia de la nación cubana y que sirvió de escenario para el trascendental discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro en el cual hizo público su concepto de Revolución.

La enfermera santiaguera Andy Rafaela Jaime Monzón pone de manifiesto en Barbados la vocación humanista de la Medicina cubana, como hija de un pequeño país que le ha erigido un monumento a la solidaridad y ahora escribe otro hermoso capítulo frente a la COVID-19.

Cuando uno ve lo que tiene Cuba para enfrentar el virus que asola al mundo, parece que hasta las eventualidades casi apocalípticas estaban previstas. Uno ve que lo verdaderamente importante fue así desde el principio, uno piensa en la mente detrás de esto, en "el hombre", en Fidel.

“Para mí el jazz es total libertad, es el género que me ha brindado el espacio para expresarme libremente, de manera creativa y diferente, siempre a través de la improvisación, la experimentación y la oportunidad de explorar diferentes caminos con mi música”.

A casi 50 días de la detección del primer caso de COVID-19 en Cuba son cada vez más válidas las reiteradas recomendaciones de las autoridades sanitarias y gubernamentales de mantener el aislamiento físico por el bien social.

Los trabajadores y el pueblo de Cuba se alistan en este 2020 para celebrar el Primero de Mayo desde sus hogares, con las banderas revolucionarias invictas y flameantes de siempre, y no en las plazas y calles por donde desfilan habitualmente de manera multitudinaria.

El azote de una de las más peligrosas enfermedades que hayamos padecido sigue dando lecciones cada día. Una de las más importantes, y cuya esencia ya había anticipado el genio de José Martí, es que “los hombre van en dos bandos; los que aman y fundan y los que odian y deshacen”. Pero lo peor ocurre cuando estos últimos, merced a su afán de riqueza y dominación, ascienden a posiciones desde donde pueden convertir sus egoísmos en política de Estado.

Más artículos...