El Retablo: galería para querer entrar (+Fotos)

En la calle de Ayuntamiento, entre Medio y Milanés, en la ciudad de Matanzas, radica el Estudio-Galería El Retablo, institución que valida al teatro como un arte colectivo, honra al diseño escénico para títeres y propicia confluencias creativas para evidenciar la evolución, vitalidad, tradición y riqueza artística de lo visual en el teatro.

En la calle de Ayuntamiento, entre Medio y Milanés, en la ciudad de Matanzas, radica el Estudio-Galería El Retablo, institución que valida al teatro como un arte colectivo, honra al diseño escénico para títeres y propicia confluencias creativas para evidenciar la evolución, vitalidad, tradición y riqueza artística de lo visual en el teatro.

El trabajo de imagen de un grupo es muy importante y no solo sirve en el espectáculo sino también para que se valore como obra plástica en un contexto fuera del escenario. Con tal filosofía Zenén Calero Medina, Premio Nacional de Teatro, mantiene activo “El Retablo”.

Recorrimos caminos muy distintos y muy largos en el primer cuarto de siglo de la galería desde su génesis en 1996, con exposiciones dedicadas a las raíces, a todo tipo de vínculo con el mundo de la marioneta, invitamos a personalidades de la plástica a mostrar su obra; mantenemos el mismo espíritu con el que empezamos pero con más experiencia, afirmó el prestigioso diseñador.

Somos un equipo de trabajo que trata por todos los medios de hacer muy evidente que el teatro es un arte colectivo en el cual participan todas las manifestaciones, por ello “El Retablo” acoge exposiciones de estéticas diferentes lo que es importante y curioso, añadió el además fundador de Las Estaciones, junto a Rubén Darío Salazar, Premio Nacional de Teatro y director de la agrupación.

Ulises Rodríguez Febles, director de la Casa de la Memoria Escénica, explicó que la referida galería constituye una institución única que en 1996 comenzó a gestarse y se inauguró en 1998, un 29 de marzo, durante el III Taller Internacional de Teatro de Títeres.

Resaltó el investigador que la gran muestra homenaje está en la fachada, la invitación al universo que encontrará el visitante en el interior se proyecta en dos grandes vidrieras que simulan un teatro, con su telón, tablado y candilejas, donde se exhiben piezas únicas con carácter transitorio.

0-13-el-retablo-2.jpg

En el interior, 15 metros cuadrados constituyen el área expositiva, donde han mostrado su arte diseñadores como Zenén Calero, Frank David Valdés, Jesús Ruíz o Adán Rodríguez; escultores o pintores como Roberto Fabelo y Nelson Domínguez; y fotógrafos entre los que se incluyen Julio César García y Juan José Palma, informó Rodríguez Febles.

Es en el taller ubicado sobre la galería, en el segundo nivel del edificio, un poco más cerca del cielo, donde la fantasía de los mundos a los que da vida Teatro de Las Estaciones cobra forma entre las manos de Zenén Calero y su equipo de trabajo, para luego revelarse en la contigua Sala Pepe Camejo, donde el público nunca queda menos alto que los actores.

El patrimonio de cada espectáculo puede, en la misma casa que es el Centro Cultural Pelusín del Monte, exhibirse en dos retablos distintos, porque luego de la escena es potencial oportunidad la exposición en la galería para reafirmar los valores de la visualidad que completa y transmite dramaturgia.

Para quienes caminan por la calle de Ayuntamiento, entre Medio y Milanés, en la ciudad de Matanzas, es muy difícil no reparar en las vidrieras siempre habitadas por muñecos, en la fachada donde Guignol, Pelusín del Monte, Punch, Judy, Polichinelle, Cristobita, Petrouchka y Karagoz permanecen como estandartes de la filosofía de Zenén Calero: El Retablo es una galería para que las personas que pasen quieran entrar.

Lea: Estrenan Sinsonte, video clip dedicado al títere nacional de Cuba

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar