Celia, por siempre (+Fotos)

Este 11 de enero se cumplirán 42 años de la muerte de la heroína de la Sierra y el Llano Celia Sánchez Manduley víctima de cáncer, cuando se acercaba a su cumpleaños 60; sin embargo, esos intensos años de vida fueron suficientes para que entrara en la historia patria de forma indeleble.

Este 11 de enero se cumplirán 42 años de la muerte de la heroína de la Sierra y el Llano Celia Sánchez Manduley víctima de cáncer, cuando se acercaba a su cumpleaños 60; sin embargo, esos intensos años de vida fueron suficientes para que entrara en la historia patria de forma indeleble.

Celia Esther de los Desamparados nació el 9 de mayo de 1920 en el poblado de Media Luna, en la actual provincia de Granma en la región oriental. Era hija de Acacia Manduley y del médico rural Manuel Sánchez Silveira, quienes tuvieron 9 hijos.

La madre murió cuando Celia era niña y desde entonces se convirtió en la seguidora del padre, el cual era ejemplo de lo mejor de la primera generación republicana de profesionales, de gran vocación patriótica y raíz martiana, que transmitió a su hija con su ejemplo de existencia consagrada a la medicina rural, sin pensar en ascender socialmente lucrando con su profesión.

Además su gran activismo por divulgar la obra del Apóstol lo llevó junto a su hija a erigir su busto en el Pico Turquino en el año de su centenario en 1953, por lo que no era de extrañar que Celia se convirtiera en una temprana miembro del movimiento 26 de julio, fundado por Fidel, tras los ataques de los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en Santiago de Cuba y Bayamo, respectivamente.

Lea también: Celia, definición de vida (+ Fotos)

0703-Celia-Sanchez.jpg

La organización que realizó Celia de redes de colaboradores campesinos para apoyar el desembarco del Granma fue esencial para la sobrevivencia de los expedicionarios, encabezados por Fidel, Raúl, Almeida y Ernesto Che Guevara, entre otros, quienes a pesar de la gran persecución de las fuerzas batistianas conformarían el núcleo del Ejército Rebelde que haría posible el triunfo Revolucionario del primero de enero de 1959.

Fue la primera mujer incorporada a las filas del Ejército Rebelde el 23 de abril de 1957, y se convirtió desde entonces en la más fiel colaboradora del Comandante en Jefe Fidel Castro, a quien acompañó hasta su muerte en el desempeño de altos cargos en el Estado y el Partido Comunista de Cuba.

Una de sus obras más relevantes fue la organización y desarrollo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, donde además de consagrarse a conservar el patrimonio histórico de la Revolución, en especial lo relacionado con la obra de Fidel, se destacó por la atención a quienes se dirigían a ella por diversos problemas, e igualmente al encabezar proyectos de gran utilidad social y económica bajo la dirección del líder de la Revolución.

1001-Celia-Sanchez.jpg

En aquella triste tarde del 11 de enero de 1980 en la despedida de duelo de la combatiente, Armando Hart, uno de sus más cercanos y queridos compañeros, diría sobre ella palabras que hoy tienen plena vigencia para recordar a aquella joven delgada y valiente de Media Luna que sigue inspirando por siempre a generaciones de revolucionarios.

“Nuestro dolor es muy grande. Pero más grande aún es la tarea que el aliento de Celia nos impulsa a realizar. ¡Esto es lo que Celia desearía de nosotros! ¡Esto es lo que nosotros cumpliremos con Celia!”.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar