En Matanzas: Botica Francesa con la sabiduría de muchos (+Fotos)

1231-botica-francesa1.jpg

Es imposible decidir qué espacio prefiero, es que el Museo Farmacéutico de Matanzas tiene atractivos inigualables que te atrapan no solo por el colorido o la antigüedad, sino también porque en la otrora Botica Francesa está la sabiduría de mucha gente, confesó Marcia Brito, directora y fiel guardiana de la institución Monumento Nacional.

Este primero de enero cumplirá 140 años la farmacia fundada por los doctores Ernesto Triolet y Juan Fermín de Figueroa, que reabrió sus puertas como Museo el primero de mayo de 1964 para conservar la Botica Francesa de finales del XIX, original y completa joya ubicada en la cubana ciudad de Matanzas.

En este difícil año 2021 el objetivo principal del hacer se centró en lo relacionado con la conservación de los bienes patrimoniales tan añejos, diversos y de tanta delicadeza que resguardamos, tarea a la que se dedicó todo el colectivo laboral, comentó Brito.

Durante el verano último reapareció en el cielo de Matanzas, después muchos años de ausencia y tras un complejo proceso de restauración, la veleta con forma de paloma que se colocara en el torreón de la Botica cuando se erigió el inmueble, explicó Marcia.

El torreón, con más de nueve metros de altura, se creó con maderas preciosas machihembradas, en su interior posee una escalera de caracol, también de madera, que permite el acceso a la última azotea del edificio, y fue el punto más alto de la zona de la urbe donde se ubica cuando se construyó en 1881, explicó.

Luego de tensos momentos epidemiológicos en el territorio yumurino por la pandemia de COVID-19, el 15 de noviembre último reabrimos el Museo al público con aceptable asiduidad de personas nacionales y extranjeras, con un riguroso cumplimiento de medidas sanitarias, añadió.

Resaltó igualmente la historiadora que se advierten los frutos de la labor realizada en redes sociales digitales para mantener el vínculo con los públicos, ya que muchos usuarios que no conocían el centro se acercan interesados a partir de lo que conocieron en Facebook.

Es muy agradable ver como los niños vuelven al recinto y expresan su admiración por lo que en él encuentran, en la primera sala que corresponde al área de despacho impacta la excepcionalidad de los llamados Ojos de Boticario, los centenarios vitrales, y la belleza de la virgen de la Purísima Concepción esculpida en mármol blanco de Carrara, resaltó la amante del patrimonio.

Cada habitación tiene colecciones excepcionales, mostradores y estantes hechos con maderas preciosas, albarelos de porcelana francesa e interesantes botellas, libros de recetas en los que se asentaron las fórmulas que diariamente se elaboraron en la farmacia, instrumentos y herramientas usadas para manufacturar los remedios.

El Museo Farmacéutico en Matanzas propicia el acercamiento a relevantes propuestas de las farmacopeas caribeña, norteamericana y europea; y protege y exhibe valioso material para obtener referencias básicas sobre la evolución de las prácticas curativas.

Explicó Marcia Brito que en la Botica Francesa se trabajaba con agua destilada, razón por la cual a casi 140 años de fundada, los productos que en el actual Museo se resguardan mantienen ópticamente agradable estabilidad.

Todo lo que contienen los recipientes tanto de cristal, porcelana, metal o papel, son los productos originales y se encuentran en el mismo lugar donde los colocaron entre 1882 y 1964, sabiduría de muchos que llega a la contemporaneidad.

1231-botica-francesa.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar