Viñales, sitio de obligada visita

Con su suelo sembrado de mogotes casi exclusivos en el mundo, dispersos en su valle, las tierras rojizas en contraste con el intenso verdor de sus campos y su profusión de cavernas, Viñales enamora desde la primera mirada del viajero y cada vez más crece el afán de cubanos y foráneos por recorrer sus trillos para encontrarse con las bellezas de su flora y fauna.

Con su suelo sembrado de mogotes casi exclusivos en el mundo, dispersos en su valle, las tierras rojizas en contraste con el intenso verdor de sus campos y su profusión de cavernas, Viñales enamora desde la primera mirada del viajero y cada vez más crece el afán de cubanos y foráneos por recorrer sus trillos para encontrarse con las bellezas de su flora y fauna.

Su paisaje sacia el espíritu de hasta el más insensible de los humanos y cuentan que comenzó a ganar celebridad cuando Domingo Ramos, el llamado pintor del valle, mostró en una exposición en Nueva York en 1938 por primera vez al orbe un lienzo con aquel asombroso entorno, que dejó sin aliento a los presentes.

Sus mogotes, comparados por un poeta con elefantes dormidos, pronto despertaron el interés de multitudes por apreciar esas formaciones de cimas redondeadas, que datan de los períodos jurásico inferior o medio, y aún hoy muchos sueñan con visitar este pedazo de la geografía de Pinar del Río, provincia denominada la Catedral Natural de Cuba.

Declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1999 Paisaje Cultural de la Humanidad, por la imbricación hombre-naturaleza, Viñales posee muchos otros atributos como el relieve cársico superficial predominante y la riqueza de sus formas subterráneas, que le han valido para ser reconocido como la “capital del carso tropical mundial”, según destaca la revista La Jiribilla.

Su profuso sistema cavernario resulta otro de sus encantos, que tiene como exponente a la Gran Caverna de Santo Tomás, devenida antaño abrigo para los cimarrones que huían de las plantaciones de caña de azúcar por los maltratos recibidos por sus amos.

Con kilómetros aún sin explorar, la espelunca, Monumento Nacional, fue descubierta en 1954 y las curiosas figuras que forman las estalactitas y estalagmitas le imprimen una subyugante belleza, disfrutada por quienes se aventuran a subir un sendero empinado hasta sus diferentes eslabones.

A 1870 se remonta la fundación de su centro urbano, que agradeció su auge económico al animado comercio de cabotaje realizado a través de Puerto Esperanza, antiguo embarcadero de San Cayetano, el cual todavía conserva su aire colonial y es orgullo de los lugareños.

Y para acentuar su notoriedad Viñales acaba de convertirse en el primer geoparque de Cuba, según publicaciones del Ministerio de Energía y Minas en su página web y cuenta en Twitter.

Allí fueron identificados 57 geositios, entre ellos 10 que tienen interés internacional, 23 de interés nacional, 18 regional y seis de relevancia local; mientras entre sus valores más relevantes sobresalen, además, el relieve cársico, de mogotes, algo exclusivo en Cuba, quizá único a nivel regional, aunque hay formaciones parecidas, por ejemplo, en China y en Vietnam (en este caso dentro del agua), según explicaron expertos a Cubadebate.

En esa zona, una de las más antiguas de la Isla, se encuentra el registro más completo existente en la nación del impacto del gran meteorito en la región que ocupa la península de Yucatán, hace 66 millones de años.

Por esas y otras muchas razones fue aprobado en el lugar el primer geoparque de la mayor de las Antillas, que según expertos definen como una “zona geográfica única y unificada, en la que se gestionan sitios (geositios) y paisajes de importancia geológica, con un concepto integrado de protección, educación y desarrollo sostenible.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar