El indio Cajío, ¿mito o realidad? (+ Fotos)

 

1510-indio-cajio-busto-original.jpg

Cuenta la leyenda que Cajío es el nombre de un cacique indio que vivió en la zona costera al sur del municipio artemiseño de Güira de Melena a la llegada de los españoles.

Tras comenzar la colonización forzosa de la Isla se resistió a los conquistadores y ante la inminente derrota en combate contra el enemigo, en un día de tormenta, se sumergió en las aguas del río, dando la espalda al mar, permitiendo que la marea arrasara con todo a su paso, relató a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) Valentina Amada Serrano, una longeva residente de la localidad.

Lea: Recupera vida el río Ariguanabo, patrimonio natural de Artemisa (+Fotos)

Añadió Valentina Amada que en honor a Cajío se colocó una estatua que representa al indio cerca de la línea costera de frente al agua para impedir la entrada del mar a tierra firme. Aunque, según el mito, si se coloca de espalda al litoral deja entrar a la tormenta, de ahí que se considere a Cajío como el protector del poblado.

La verdadera historia del indio Cajío

Pese a ser esta una historia relativamente fascinante, el relato resulta solo un mito creado en la primera mitad del siglo XX para atraer la atención sobre el área, y cuya verdadera historia conocen todos los güireños, pero que los visitantes creen hasta que se aclara el misterio.

La biografía del doctor Antonio Rodríguez, realizada por su hijo Monseñor Antonio Rodríguez, revela que en la década de 1930, él como los habitantes pudientes de la demarcación, pasaban sus vacaciones en playa Baracoa, en Bauta.

Sin embargo, tras un accidente en ese lugar y su visita a las playas de Miami, también cenagosas por estar en la costa sur como el litoral güireño, Antonio reconoció que sería una buena idea crear una zona de baño para los habitantes en la zona costera al sur del municipio y solo a 15 kilómetros del pueblo.

1510-indio-cajio-panoramica-rio.JPG

Inicialmente el doctor consideró hacer una ribera de arena artificial como las de la Florida, pero su calificación como farmacéutico lo llevó a analizar el agua y fango de Cajío y conocer que contenían altos niveles de azufre y yodo, elementos químicos que le conferían propiedades medicinales.

Tal descubrimiento llevó a Rodríguez, entonces alcalde de la localidad, a conservar las características naturales como otro incentivo para llegar hasta el lugar, y para la inauguración de la playa en 1940 se construyeron casas de veraneo y puentes que introducían al bañista en el mar, lo cual llevó a que los habitantes permanentes, pescadores, comenzaran a contar con la compañía de más y más güireños cada temporada de verano.

Le puede interesar: Tarea Vida prioriza atención a asentamientos costeros de Artemisa

Con el fin de aumentar la atención y las visitas, indicó Monseñor, Antonio Rodríguez inventó la leyenda del cacique indio, la cual no tiene base histórica, pues es sabido que nunca hubo indios en el área, y el busto, que representa a Cajío con los brazos cruzados sobre el pecho en posición imponente, fue esculpido por el artista Enrique Arambarri e inaugurado en 1940.

La fantasía entorno a este personaje y sus propiedades milagrosas de detener tormentas de estar de frente al mar, han quedado varias veces desmentidas, siendo la última ocasión en el 2004 durante el paso del huracán Charley por el lugar, cuando la fuerza del mar y los vientos acabaron con gran parte de los hogares.
Cajío, más que un mito

1510-indio-cajio-evacuacion-durante-huracanes.JPG

La realidad es que Playa Cajío constituye un asentamiento costero donde su gente sigue apostando por la protección del medio ambiente y por el desarrollo sostenible aprovechando las potencialidades de la zona, declaró a la ACN Dayma Martínez Ramírez, vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular (AMPP) de Güira.
Actualmente, dijo, cuenta con todos los servicios básicos (electricidad, agua, tiendas, educación y salud) para vivir en el área.

Por otra parte, agregó, existe una dependencia de la Empresa Lanchera Flota del Golfo (Flogolfo) que permite a sus residentes dedicados a la pesca continuar realizando esa actividad de forma legal, previo contrato, para contribuir a la venta en la red de pescaderías y la entrega correspondiente a las dietas médicas de Artemisa a cambio de una remuneración monetaria.

1510-indio-cajio-rescate-de-la-playa.JPG

En ese consejo popular también se han ejecutado proyectos para proteger el entorno como Manglar Vivo para reforestar la línea costera con esa especie, la Tarea Vida para la adaptación al cambio climático y recientemente inició la propuesta medioambiental Guardianes de la Naturaleza para dotar a los habitantes más pequeños del área de una educación ambiental en beneficio de la playa, declaró Nilma Ravelo, una colaboradora de estas iniciativas.

Una y otra vez, los playeros han enfrentado las condiciones naturales que los obligan a recoger sus pertenencias y abandonar temporalmente el asentamiento costero para preservar sus vidas, siendo evacuados por las autoridades del municipio, pero siempre regresan deseosos de reconstruir los daños para seguir viviendo cerca del mar.

1510-indio-cajio-guardianes-de-la-naturaleza.JPG

Recientemente el Gobierno de Artemisa aprobó un programa de atención a las comunidades vulnerables, donde se incluye playa Cajío, que en consecuencia con los acuerdos del Octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), propone un grupo de acciones para mejorar las condiciones de las redes hidráulicas, la limpieza de tanques sépticos, instalación del alumbrado y la reparación de viviendas que lo requieren.

Hoy la estatua del indio, más que perpetuar una leyenda, es un símbolo de resiliencia del pequeño poblado que sobrevive y se desarrolla pese a los retos del mar y el clima, y cuyos pobladores se reinventan sin perder la esencia que siempre los ha caracterizado.

1510 indio cajio estatua actual

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar