CDR: baluarte y fragua de la Revolución y la cotidianidad

CDR: baluarte y fragua de la Revolución y la cotidianidad


Fundados en una noche de combate frente a las provocaciones de la contrarrevolución interna, el 28 de septiembre de 1960, los Comités de Defensa de la Revolución no dejaron un día de cumplir su propósito principal y, además, crecer y transformarse en una fuerza social protagonista de acciones sanadoras, culturales, creativas y constructivas volcadas puntualmente al desarrollo comunitario.


Poco antes de llegar la pandemia de Covid 19, que ocupa tanto y estremece a la nación, más de ocho millones de cubanos afiliados a los Comités de Defensa de la Revolución trabajaron en todo el país en apoyo a las reuniones comunitarias de consulta popular del proyecto de la Nueva Constitución, aprobada luego, e incrementaron su aporte a la campaña contra el mosquito Aedes Aegypti, entre otras tareas actuales ingentes.


Es solo un ejemplo entre cientos de miles de contribuciones invaluables a su país, desde antes y hasta ahora. Una gran tarea más que como el actual enfrentamiento a la dolencia es generadora de acciones grandes y pequeñas y desde la humildad de los barrios, con el cubano común como partícipe, ese que llaman ciudadano de a pie con orgullo.

Ejemplos que se suceden en la cotidianidad y a veces creemos tan anónimos o irrelevantes, por su sencillez y naturalidad.


Y la historia de los cubanos confirma que así ha sido siempre en esa organización nacida en los albores del triunfo de la Revolución, a iniciativa del Comandante en jefe Fidel Castro en el mismo fragor de las acciones iniciales, como expresión del respaldo irreductible del pueblo a la obra renovadora y justa que se abría paso, bajo amenazas y agresiones de los enemigos de siempre.

Siempre es hermoso recordar: dicen que casi el millón de patriotas presentes en el acto escuchaban un vibrante discurso del entonces joven líder de la Revolución, casi a las puertas del Palacio Presidencial, hoy memorable Museo.

A pesar de la atención centrada en el líder, fue inevitable que se oyeran, por su cercanía, algunas explosiones de petardos que con fin intimidatorio hizo estallar la contrarrevolución, estimulada y pagada desde entonces por Estados Unidos.

La multitud allí congregada respondió con vítores al proceso, a su líder, e incluso se escuchó en un coro popular improvisado el canto del Himno Nacional.


"Vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva - apuntó Fidel Castro en esa ocasión - Están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo"


A los seis meses y varios días de creados contribuyeron a desarticular a células quintacolumnistas al servicio del Imperio, en constancia fehaciente de que la vigilancia y protección de la Revolución, desde las cuadras y barriadas, era su función número uno, como lo es hoy.

De modo que la presencia militante de miles de miembros de los Comités de Defensa de la Revolución, ratificando sus principios y dando apoyo al enfrentamiento a los disturbios vandálicos del pasado 11 de julio, mostraron su vertical posición en respaldo a las conquistas históricas del socialismo y a favor de la concordia, la paz, la unidad más que nunca necesaria y la disciplina social entre los cubanos, sin aceptar mercenarismos ni injerencias foráneas.


Rebasando un verano con resultados muy desfavorables en la letalidad y mortalidad por Covid-19, los cederistas han cumplido variadas tareas que van desde el apoyo actual a la masiva campaña de inmunización contra el mal, la ayuda a las personas y familias vulnerables, hasta las incansables tareas de limpieza y saneamiento de muchas cuadras y áreas como vertederos, que así lo han requerido.


Desde la familia, las comunidades y en comunión con la Federación de Mujeres Cubanos y la Anap en los campos, las membresías de tales organizaciones están siendo, en la actualidad, casi un todo homogéneo de apoyo a las intervenciones sanitarias, los procesos de aislamiento. También cuando se habla de intervención constructiva, remozamientos y embellecimiento en un buen número de barrios vulnerables del país que reciben acciones de solución de candentes problemas, a pesar de la escasez de recursos, el bloqueo y los rigores de la epidemia mundial.


Cuántas páginas de heroísmo e historias de vida estremecedoras se escriben desde el ejemplar sector sanitario cubano, el campo de la ciencia, la producción de alimentos y los combatientes revolucionarios, acompañados por los cederistas y las mujeres cubanas.

Lea más:

Tampoco se puede olvidar el respaldo de miembros de la organización, a lo largo de muchos años, en las donaciones de sangre que se realizan al servicio del sistema de salud cubano, un gesto voluntario y gratuito, sin parangón en el mundo.


Omnipresentes en cada rincón del país –algo que duele mucho a los enemigos- son incontables las veces en que la masa cederista ha ofrecido solidaridad a sus conciudadanos necesitados ante situaciones de emergencia meteorológica y ha trabajado codo con codo con sus vecinos en la reconstrucción y la recuperación.

No solo ha sido parte en las situaciones de desastre y dolor, sino en todas las grandes alegrías de este pueblo, apoyando las movilizaciones tradicionales de los festejos por el Primero de Mayo y muchas actividades de índole cultural y recreativo.

El trabajo de los Comités, como también se les llama de manera sencilla, sigue siendo más actual y necesario que nunca, puesto que incluso en la nueva Constitución se establece un reforzamiento de las instancias comunitarias y municipales en la vida y desarrollo integral del país. Algo que ya se está viendo con creces.

Los tiempos actuales los reclaman más que nunca para contribuir al desarrollo integral de la sociedad cubana, pero sobre todo para seguir siendo, y eso jamás se olvidará, los guardianes por excelencia, a nivel del ciudadano común, de la independencia y soberanía de la Patria.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar