El gallo de Morón se alista para cantar de nuevo (+ Fotos)

 

0910-gallo.jpg

Morenero de pura cepa, Ineldo Borrero Sarría se emociona y lanza una carcajada cuando le pregunto qué significa para él el Gallo de Morón y poder dirigir la restauración del monumento donde se descubre, enhiesto y vigoroso, el animal de pelea que representa la cultura e identidad de su pueblo.

La conversación lo hace retroceder a la infancia, la época en que el Gallo resplandecía y escuchaba el canto que quedó prendido de su memoria y nunca perdió la esperanza de volver a escuchar, como la mayoría de sus coterráneos. Lo que nunca imaginó fue que el remozamiento de aquel conjunto estaría a su cargo.

Rescatar un símbolo

El Gallo tiene como base una leyenda española de la época de la colonia, aplatanada con nuevos aderezos desde la década de 1950 cuando se promovió la idea de erigirle un monumento, pero el proyecto popular fue escamoteado por los políticos locales, que lo usaron para declarar al dictador Fulgencio Batista, Hijo Adoptivo de la ciudad.

Por tal motivo, al triunfo de la Revolución la presencia del gallo fue objetada por algunos vecinos, que en la madrugada del 6 de febrero de 1960 lo arrancaron de su emplazamiento y depositaron en la vía.

En los días siguientes el gallo fue puesto y depuesto de su pedestal en varias ocasiones hasta quedar destruido totalmente, no así el amor y la nostalgia de los habitantes del territorio por aquel signo identitario.

El anhelo de los moroneros se vio materializado el dos de mayo de 1982 con la colocación de una nueva escultura, obra de los artistas Rita Longa y Armando Alonso (este último también escultor del anterior), modelada en bronce.

0910-gallo1.jpg

Bien plantado sobre un tronco, el nuevo gallo, bravo y de pelea, se acompañaba de una torre-reloj y de equipos de amplificación para reproducir su canto a todo el poblado, pero el paso del tiempo hizo mella hasta hacerlo callar.

Borrero Sarría, actualmente ingeniero civil y jefe de Área de la Unidad de Constructora Militar (UCM) de la provincia de Ciego de Ávila, se siente satisfecho al dirigir el reducido equipo de trabajo formado por cinco hombres, entre constructores, electricistas e informáticos, que revitaliza ese lugar simbólico para los lugareños al devolverle el esplendor, sonido y la esencia.

Financiada por la dependencia local de la Empresa de Servicios Comunales de Ciego de Ávila (Comcávila) y ejecutada por la UCM, la obra ha transitado por diferentes fases.

Inicialmente, comentó Ineldo, se efectuó un estudio técnico que permitió corroborar el estado constructivo del monumento, a partir del cual se diagnosticaron filtraciones en la losa de cubierta del sótano y deterioros en las partes superior e inferior de la torre, con grietas y acero expuesto que pudieron provocar un posterior derrumbe.

Luego de haber refundido la base, se prepara el acero para enmallar, encofrar y reconstruir en su totalidad el faro que volverá a irradiar el sonido del Gallo.

La reparación integral del conjunto escultórico abarca también el levantamiento completo de la grama (pasto que rodea la escultura), el cual estará sobre una superficie de hormigón que será el techo del sótano.

0910-gallo2.jpg

En las profundidades del monumento, explica Ineldo, los electricistas e informáticos se encargan de la reparación de las redes que suministran la energía, facilitan las comunicaciones y permitirán al gallo de pelea cantar nuevamente.

Hace más de una semana permanecen allí, expuestos a la intensidad de los rayos solares y, de vez en cuando, salpicados por las copiosas lluvias de estos días.

Muy pronto empezarán a tirar el conducto para la electricidad, aunque el cronograma de ejecución pudiera variar, precisa Borrero Sarría, quien añade que aspiran a concluir las obras civiles al finalizar la semana próxima, para dar paso a la revisión de algunas cuestiones con el personal de la Empresa de Telecomunicaciones (Etecsa) y la realización de pruebas.

A la espera hay un pueblo que quiere despertar, en el sentido literal de la palabra, con el sonido de ese gallo bravo en la pelea, que expresa el espíritu de lucha en la defensa de la soberanía, y es símbolo revolucionario y socialista de la ciudad, como expresa la tarja conmemorativa ubicada en el lugar el 2 de mayo de 1982.

El Gallo de Morón volverá a cantar desde su erguida postura, e Ineldo regresará allí repetidas veces, como en la infancia, ahora acompañado de sus hijos, para disfrutar de nuevo la belleza del entorno y escuchar de cerca el cántico resultante de su empeño y el del equipo que hizo realidad un anhelo de pueblo.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar