Cuba en Juegos Olímpicos: Primera medalla para el deporte revolucionario (V)

0702-enrique-figuerola.jpg

A Enrique Figuerola le corresponde el honor de ser el primer medallista olímpico del deporte revolucionario, con su actuación en los XVIII Juegos Olímpicos de Tokio 64, a solo seis años del triunfo de 1959.

La Revolución cubana y el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), creado en 1961, ya comenzaban a dar los primeros frutos a este nivel.
Anteriormente Cuba había alcanzado 12 medallas de oro, 11 de plata y 13 de bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Kingston 62 y 4-6-4, respectivamente, en los Panamericanos de Sao Paulo 63.

La Isla Caribeña integró una pequeña delegación de siete deportes. La esgrima, el remo, la gimnástica, el levantamiento de pesas, el atletismo, el boxeo y el baloncesto.
Figuerola, campeón continental de la cita brasileña, viajó a la capital japonesa con buenas posibilidades de presea y no hizo quedar mal a los especialistas, con una de plata, primera del atletismo cubano en citas estivales.

Con un tercer lugar en la semifinal, el bólido antillano de explosiva arrancada salió bien, pero a los 10 metros ya se sabía que el estadounidense Bob Hayes sería el ganador de la prueba, y así fue.

La lucha se centró por el segundo puesto entre Figuerola y el canadiense Jerome, quienes desarrollaron una cerrada carrera hasta la línea de meta, donde se despejó la victoria para el cubano, a pesar de registrar el mismo tiempo de su contrincante.

Lea aquí:

Miguelina Cobián clasificó también en los 100 y 200 metros, pero en la primera distancia finalizó con un meritorio quinto lugar y en la segunda, la de mayores posibilidades para ella, fue descalificada.

Similar suerte tuvieron los boxeadores, pues Félix Betancourt y Fermín Espinosa, que habían llegado a cuartos de finales, pero fueron eliminados, al igual que Roberto Caminero, dueño del título panamericano, después de una brillante actuación que no tuvieron en cuenta los jueces.

Los gimnastas poco pudieron hacer ante el empuje de los europeos y asiáticos, en especial de los anfitriones y chinos.

Algo parecido sucedió con los baloncestistas, remeros, pesistas y esgrimistas, a pesar de contar en esta última disciplina con Mireya Rodríguez, ganadora de los centroamericanos de Kingston y los panamericanos de Sao Paulo.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar