¡Es un hecho!, en Las Tunas se produce madera plástica (+Fotos y Video)

0624-madera-plástica.jpg

Hace poco más de un año Mario González Bahamonde descubrió la “madera plástica” a través de Internet, sin embargo lo que convirtió aquella búsqueda en un proyecto real fue su experiencia fabricando muebles de madera y metal durante más de 20 años como miembro del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

Ese dato vale para asegurar que su curiosidad no fue igual a la que mató al gato, y sí motivo suficiente para que se dispusiera a fabricar una extrusora, máquina industrial encargada del procesamiento de polímeros mediante el prensado, fusión, moldeado, presión y empuje de los materiales para obtener un nuevo molde.

Así nació el segundo proyecto cubano que hoy incursiona en la obtención de la ecomadera y único de su tipo en el oriente del país, una novedosa propuesta que busca mayor sostenibilidad ecológica y financiera en tiempos en los que la innovación resulta palabra de orden para el desarrollo económico y social del país.

La decisión de González le permitía sustituir costosas materias primas y poner en marcha un emprendimiento anteriormente desconocido, de ahí que decidió rodearse de un equipo de jóvenes y consagrados profesionales de diferentes áreas para echar a andar el proyecto, registrado y comercializado bajo el nombre de Plásticos Bahamonde.

Lea aquí:  Novedoso proyecto de Las Tunas impulsa la producción de madera plástica (+Fotos)

En el equipo intervienen tecnólogo, economista, publicista, personal directamente vinculado a la producción y yo, que soy geólogo de profesión, alianza que resulta un laboratorio de ideas cuando se trata de perfeccionar la mezcla para la obtención de la madera a partir del plástico, proceso que me costó casi un año materializar, contó González Behamonde a la Agencia Cubana de Noticias.

Mientras hablaba, hizo falta tomar nota y grabar, hacer fotos a los catálogos y preguntar, preguntar mucho, porque no todos los días se tiene el lujo de entrevistar a quien fabrica una extrusora y con ella adquiere de manera rápida y continua diferentes diseños, agilizando el proceso industrial de reciclado y aprovechando al máximo la materia prima que le suministra la Empresa de Materias Primas de Las Tunas.

Por eso, hacía falta conocer sobre sus motivaciones, a lo que González Bahamonde respondió sin titubear: primero está la necesidad de limpiar el medio ambiente a través de un propósito nuevo y noble con los ecosistemas, responder a una necesidad puntual sobre el uso de la innovación en la búsqueda de soluciones más baratas y sustentables y además la implementación de innovadores procedimientos como es el caso de la economía circular.

0624-madera-plástica2.jpg

El proyecto está a tono con las más actuales tendencias del mundo financiero y es el joven Yoan Silva Sánchez quien se encarga de implementar el proceso no lineal de reincorporación de productos en desuso a la industria y así a una nueva vida útil, logro en el que resulta su constante vinculación con la Universidad de Las Tunas.

Silva Sánchez explica que con la generalización de esta iniciativa se podría beneficiar prácticamente el ciento por ciento de las esferas de la economía, desde el turismo, la agricultura, la industria de materiales de la construcción y el hogar, sin contar las claras potencialidades que tienen estos productos para convertirse en rubro exportable.

Lo cierto es que el mundo de la ecomadera es fascinante y si alguien tiene dudas solo basta hablar unos poco minutos con el ingeniero Emilio Enrique Guerrero para convencerse, él es el tecnólogo de Plásticos Bahamonde y aunque domina a plenitud los más complejos mecanismos de la pequeña industria se hace entender con palabras sencillas: la madera plástica tiene ventajas ante la humedad, es más rígida, resistente, y no presenta afectaciones por hongos e insectos.

0624-madera-plástica1.jpg

Toda esta ciencia se traduce entonces gracias al ingenio y la creatividad de Yuri Cutiño Téllez, diestro publicista que en pocos meses se ha encargado de presentar el proyecto al pueblo tunero y enrumbar sus alianzas comunicacionales en prometedores convenios con el Grupo Empresarial de Logística del Ministerio de la Agricultura y el Fondo Cubano de Bienes Culturales, además de 16 cartas de intenciones que ya están firmadas con entidades de importancia del sistema empresarial cubano.

Ahora Plásticos Bahamonde tiene sus talleres en un local arrendado de la Empresa Universal de Las Tunas, el contrato les permite experimentar allí con mayor libertad, organizarse mejor, para así tener mayor nivel de respuesta a las demandas de sectores y encargos priorizados.

Mesas para picnic, silla asoleadora, tarimas industriales, estibadores, basureros, bancos para parques, entre otros productos son posibles a través de la iniciativa del sector no estatal que ofrece, entre sus ventajas, la entrega de producciones ciento por ciento recuperables, de fácil mantenimiento, con diseños personalizados que exhiben altos estándares de calidad basados en resistencia, funcionalidad y flexibilidad.

¡Es un hecho!, en Las Tunas se produce madera plástica y aunque el escenario económico es complejo, las más recientes disposiciones para dinamizar el desarrollo del país con la creación de micros, pequeñas y medianas empresas arroja luces a un contexto de puertas abiertas para gente sencilla y de grandes ideas, como quienes impulsan hoy Plásticos Bahamonde.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar