Plantas carnívoras: un hermoso regalo de la naturaleza

 

Plantas carnívoras: un hermoso regalo de la naturaleza

Desconocidas por muchos, amadas por quienes se acercaron al estudio de su vida y temidas solo por nombrarse carnívoras, esa especie de plantas son de las más calumniadas en el planeta, cuando en realidad constituyen un valioso regalo de la naturaleza.

Sobre la existencia de esas bellas y fascinantes integrantes del mundo vegetal, leyendas refieren venir de otro planeta, y las tildan de “marcianas”, en tanto otros con imaginación fértil las creen hasta capaces de devorar a una persona.

Sin embargo, textos de páginas especializadas aseguran que su rareza obedece al resultado de siglos de evolución en entornos hostiles, de ahí el imperativo de cambiar incluso su morfología de cara a la sobrevivencia.

Charles Darwin, en 1875, fue el primero en realizar un escrito sobre su existencia y de hecho, cuentan que se convirtió en su más ferviente admirador.

En el mundo existen unas 700 especies de plantas carnívoras, agrupadas en siete géneros, y pese al pequeño tamaño de la mayoría, hay algunas que pueden superar los dos metros de alto, de acuerdo con las propias fuentes, las cuales revelan interesantes curiosidades sobre su vida.

Leer más: Plantas carnívoras en Isla de la Juventud

Entre las más sorprendentes descuella su capacidad para valerse por sí mismas en un medio agreste, desarrollando mecanismos para sustentarse de insectos en el hábitat.

Aun sin poseer músculos se mueven, y es que la superficie de las hojas de las carnívoras es muy sensible, cualquier presión desencadena un cambio en la presión del agua de las paredes de sus células, lo cual provoca el cambio de movimiento.

Y como por obra de magia de la naturaleza, excluyen de su dieta a los insectos polinizadores, conscientes de que los necesitan, aunque es preciso aclarar que algunas más hábiles, llegan hasta a autopolinizarse.

Hay quienes piensan que debían nombrarse plantas insectívoras; pero si bien es cierto que la mayoría ingiere esos bichitos, existen otras de gran tamaño que se alimentan de ratas y de reptiles de pequeño tamaño como los camaleones.

La astucia para la caza las distingue, al engañar a sus víctimas y atraerlas de muchas maneras. Vejigas succionadoras, cavidades que atrapan o gotas de falso rocío pegajosas son algunas.

Particularmente la especie Nepenthes, además de sus llamativos colores, es capaz de emanar un aroma irresistible y el insecto extasiado cae rendido en una especie de jarra que forman sus hojas.

Variadas fuentes digitales hacen mención de las propiedades antifúngicas de estas plantas, que pueden ser utilizadas con fines medicinales.

En Pinar del Río, la más occidental provincia cubana, radica un singular bosque de arenas blancas que, entre sus tantas riquezas, atesora pequeños ejemplares de plantas carnívoras, que provocan la admiración de los visitantes, quienes suelen quedar prendados de su belleza.

Formando parte de la Reserva de Recursos Florísticos Manejados San Ubaldo-Sabanalamar, son cuidadas en esa área protegida, junto a unas 321 especies que conforman la flora del área, de marcado endemismo.

Sin representar una amenaza para el hombre y el entorno, las carnívoras, por sus cualidades, merecen un lugarcito entre las plantas que adornan nuestros hogares. Conózcalas.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar