La COVID-19 y el peligro detrás de cada cola (+Fotos)

La COVID-19 y el peligro detrás de cada cola

Cualquiera diría que, a fuerza de ser tan asiduas, las colas forman parte del ADN del cubano, pero asombra que ante la más compleja situación sanitaria desde el inicio de la pandemia, aún muchos no perciban el peligro que conllevan para ellos y quienes les rodean.

Pareciera que escribir sobre el tema es “llover sobre mojado”, pero ante un promedio de más de mil casos diarios en el país – más de 20 en Artemisa -, resulta imperioso llamar una vez más la atención, porque estos espacios de reunión, necesarios se sabe, son actualmente los mayores puntos de concentración de personas y encierran un riesgo al no cumplirse, en la mayoría de las ocasiones, las medidas sanitarias recomendadas por el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Amanys López Miranda, delegado de circunscripción en Güira de Melena, comentó a la Agencia Cubana de Noticias que es inexplicable cómo, aún conscientes de la existencia de los productos para cada usuario durante las ventas en bodegas y carnicerías, los individuos se aglomeran unos tras otros a la espera de su turno sin necesidad.

Esta situación, añadió, también marca la venta de cualquier producto en las cadenas de tiendas mediante el registro de consumidores, alternativa implementada en el territorio como mecanismo para una distribución más equitativa, pese a que cuando se citan hacia esas entidades está garantizada la existencia de la mercancía para todos.

0-06-cola-buoluvard-artemisa.jpg

Sin embargo, subrayó, mientras la gran mayoría cumple con los protocolos sanitarios necesarios para evitar el contagio y avanzan en la cola desde la seguridad del distanciamiento social y armados con nasobucos y sus propias soluciones desinfectantes, otros insisten en conversar unos sobre otros o bajarse el nasobuco porque “se ahogan” o da “mucho calor”.

Es en esos momentos cuando López Miranda se pregunta dónde queda la percepción del riesgo de esas personas en un escenario marcado por altas tasas de incidencia y cuya identificación de un positivo podría haber puesto en riesgo al resto de los asistentes a la fila.

La alquizareña Berta Julia Ramos Linares reconoció que gran parte de los comportamientos inapropiados son resultado de la falta de disciplina y autorresponsabilidad de la población, pues pareciera que tienen que pasar por el amargo momento de ser identificados como contacto sospechoso, resultar positivo a la COVID-19 o perder un familiar o amigo por esta enfermedad para comprender lo mortal que podría resultar violar las medidas sanitarias.

Muchos, refirió, siguen andando las calles seguros de que no les pasará nada y menosprecian cómo un conjunto de simples pasos puede salvar sus vidas, pese a la continua campaña de concientización desarrollada y advertidos de que en ocasiones no resultan suficientes los esfuerzos realizados por el Minsap para evitar desenlaces fatales.

Sin embargo, lo que más preocupa a esta artemiseña y al resto de los cubanos, es como el mal comportamiento de unos pocos puede amenazar al resto de los asistentes a la cola, porque no es menos cierto que en ocasiones pese a encontrarte alejado de la aglomeración, todavía es necesario recordarles a muchos que se alejen de ti o que no conversen contigo sino se colocan adecuadamente el nasobuco, motivo que los puede incomodar o hacer enojar.

No es menos cierto que estas situaciones también vienen dadas por algunos motivos logísticos que dependen de directivos y dirigentes, y debieran tener pronta y efectiva solución, como es el caso de la venta de mercancía para grandes cantidades de público en locaciones o espacios reducidos o la afluencia a estas entidades en más de una ocasión a adquirir solo un producto.

0-06-guira.jpg

Sería prudente, y aportaría al esfuerzo de hacer más seguras las colas, organizar mejor la distribución con horarios más prolongados espaciados permitan menor afluencia de personas juntas, el mejor funcionamiento de los colectivos que asisten a los grupos vulnerables para evitar su asistencia a las colas y la confección de pequeños combos, en la medida de lo posible, para disminuir la frecuencia de salida del hogar para adquirir artículos de primera necesidad.

Además, sería recomendable organizar el mejor funcionamiento de los cuerpos de inspección en cada municipio para que apliquen las correspondientes multas en aquellos casos donde se demuestre el no cumplimiento de las medidas sanitarias por razones injustificadas, un objetivo de trabajo reafirmado en cada reunión del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de Artemisa.

Estas posturas, que se repiten una y otra vez, principalmente en las entidades destinadas a la comercialización de alimentos y artículos de aseo sin importar el tipo de moneda para su expendio, demuestran la imperiosa necesidad de asumir estos pasajes cotidianos con responsabilidad y la aplicación de mejores estrategias para solucionar las distintas problemáticas que las causan.

0-06-guira2.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar